El testamento del pescador

Archive for the ‘Moral’ Category

Firma: pide al Consejo de Europa que defienda la vida

Posted by El pescador en 10 abril 2008

La plataforma Hazte oír ha puesto en marcha una campaña de firmas por internet para evitar que el Consejo de Europa defina el aborto como un derecho humano fundamental. Las vidas más inocentes e indefensas están en juego, y hemos de alzar nuestra voz para que de una vez se reconozca el derecho fundamental a la vida, el primero de todos, sin el cual no puede existir ningún otro.

Lo cuenta así (incluyo el enlace para que puedas firmar tu protesta):

El Consejo de Europa pretende amparar el aborto

El Consejo de Europa pretende fomentar una política “a favor de la familia” mediante el impulso a la despenalización del aborto sin ninguna restricción en todos los países de la Unión Europea. Especialmente, en aquellos países en que éste está limitado o prohibido, por considerar que el aborto es una parte ineludible de los derechos humanos.

Pincha aquí para exigir a los representantes españoles en el Consejo que defiendan los derechos humanos de los niños por nacer

Este informe será presentado para su discusión y posterior votación el día 14 de abril de 2008.

En él se destaca que, si bien en varios países miembro el aborto es legal, la falta de centros de salud y médicos dispuestos a practicar un aborto, y las trabas burocráticas, “restringen” el acceso a “este derecho”.

Aunque el Consejo de Europa es un órgano independiente de la Unión Europea, sin capacidad ejecutiva, sus informes pueden ser utilizados políticamente para presionar a los miembros de la UE.

Exige a los representantes españoles en el Consejo de Europa que defiendan la vida y los derechos humanos de los niños por nacer

Posted in Aborto, Moral | 2 Comments »

La prensa desinforma sobre “los nuevos pecados sociales”

Posted by El pescador en 13 marzo 2008

 Tomado de Forum Libertas:

Presentan una entrevista en ‘L’Osservatore Romano’ como si fuese una revolución doctrinal

El Vaticano no ha publicado una nueva lista de los siete pecados capitales”, han aclarado fuentes de la Iglesia católica ante una serie de titulares aparecidos en la prensa, que ya hablaban de “los nuevos siete pecados sociales” que el Vaticano suma a los pecados capitales.

Haciendo un alarde de desinformación, una buena parte de la prensa ha presentado en las últimas 48 horas fragmentos de una entrevista realizada al obispo regente del tribunal de la Penitenciaría Apostólica de la Santa Sede, Gianfranco Girotti, como si de una revolución doctrinal se tratara.

Este mismo martes, 11 de marzo, la Oficina de Comunicación de la Conferencia Episcopal de Inglaterra y Gales emitió un comunicado para hacer una aclaración en respuesta a los diferentes artículos de prensa publicados al respecto.

No existe ningún edicto vaticano nuevo”, aclara el comunicado, explicando que la confusión se ha debido a la interpretación que han hecho algunos órganos informativos de la entrevista publicada el 9 de marzo en la edición italiana cotidiana de ‘L’Osservatore Romano’.

“Los nuevos pecados”

En la entrevista, el periodista Nicola Gori preguntó al prelado: “¿Cuáles son, según usted, los nuevos pecados?”.

Hay varias áreas dentro de las cuales hoy percibimos actitudes pecaminosas en relación con los derechos individuales y sociales”, respondió monseñor Girotti.

“Ante todo el área de la bioética, dentro de la cual no podemos dejar de denunciar algunas violaciones de los derechos fundamentales de la naturaleza humana, a través de experimentos, manipulaciones genéticas, cuyos efectos es difícil prever y controlar”, añadió.

“Otra área, propiamente social, es el área de la droga, con la que se debilita la psique y se oscurece la inteligencia, dejando a muchos jóvenes fuera del circuito eclesial”.

Está también “el área de las desigualdades sociales y económicas, por las que los pobres se hacen cada vez más pobres y los ricos cada vez más ricos, alimentando una insostenible justicia social; el área de la ecología, que reviste hoy un importante interés”, concluyó.

¿Titulares informativos o desinformación?

Sin embargo, estas declaraciones fueron tergiversadas por una parte de la prensa para conseguir un buen titular. ¿Un buen titular informativo o desinformación pura y dura?, cabria preguntarse.

En España, por ejemplo, diarios como La Vanguardia se hacían eco de la noticia en los siguientes términos: El Vaticano establece siete “pecados sociales” que se suman a los capitales.

La Vanguardia publicó este martes, además, la lista de los supuestos nuevos siete pecados sociales:

1. Las violaciones bioéticas, como la anticoncepción.
2. Los experimentos moralmente dudosos, como la investigación en células madre.
3. La drogadicción.
4. Contaminar el medio ambiente.
5. Contribuir a ampliar la brecha entre los ricos y los pobres.
6. La riqueza excesiva.
7. Generar pobreza.

A continuación, para completar su ‘desinformación’, este diario añadió los “siete pecados capitales señalados por el Papa Gregorio I en el siglo VI” en una tabla, a continuación de los anteriores.

Posted in Moral | 3 Comments »

Testimonio de una víctima del aborto

Posted by El pescador en 15 febrero 2008

Posted in Aborto, Moral | Leave a Comment »

Un bebé pregunta a los políticos

Posted by El pescador en 14 febrero 2008

DiócesisTV, la televisión diocesana de Málaga por internet, ha hecho este vídeo para preguntar a los candidatos electorales sobre el aborto; si es uno de los vídeos más votados conseguiremos que los políticos contesten a este tema fundamental.

La dirección para votar el vídeo está aquí.

Posted in Aborto, Moral | Leave a Comment »

Jerome LeJeune – Un científico a los altares

Posted by El pescador en 25 enero 2008

Profesor Jerome LeJeune
Católico defensor de la vida y padre de la genética moderna
-Su Biografía: “Life is a Blessing” de Clara LeJeune, Ignatius Press

“Cada uno de nosotros tiene un momento preciso en que comenzamos. Es el momento en que toda la necesaria y suficiente información genética es recogida dentro de una célula, el huevo fertilizado y este momento es el momento de la fertilización. Sabemos que esta información esta escrita en un tipo de cinta a la que llamamos ADN… La vida esta escrita en un lenguaje fantásticamente miniaturizado. -Dr. Lejeune, pionero en genética y ciencia pre-natal, Univ. Paris.

En la XIII Asamblea General de la Pontificia Academia para la Vida, el 25 de Febrero, 2007, se anunció la apertura de la causa de beatificación del Profesor Jerome LeJeune.

El Dr. Jérôme Lejeune es reconocido tanto por su fidelidad a la Iglesia como por su excelencia como científico. A los 33 años de edad, en 1959, publicó su descubrimiento sobre la causa del síndrome de Down, la trisomía 21.

En 1962 fue designado como experto en genética humana en la Organización Mundial de la Salud (OMS) y en 1964 fue nombrado Director del Centro nacional de Investigaciones Científicas de Francia y en el mismo año se crea para él en la Facultad de Medicina de la Sorbona la primera cátedra de Genética fundamental.

El profesor LeJeune era reconocido por todos. Se esperaba que recibiera el Premio Nobel. Pero en 1970 se opone firmemente al proyecto de ley de aborto eugenésico de Francia. Esto causa que caiga en “desgracia” ante el mundo. Prefirió mantenerse en gracia ante la verdad y ante Dios: matar a un niño por estar enfermo es un asesinato. Siempre utilizó argumentos racionales fundamentados en la ciencia.

Llevó la causa pro vida a las Naciones Unidas. Se refirió a la Organización Mundial de la Salud diciendo: “he aquí una institución para la salud que se ha transformado en una institución para la muerte”. Esa misma tarde escribe a su mujer y a su hija diciendo: “Hoy me he jugado mi Premio Nobel”. Tenía razón. No se lo dieron. No querían a un científico que se opusiera a la agenda abortista.

LeJeune también rechazó los conceptos ideológicos que se utilizan para justificar el aborto, como el de “pre-embrión”.

Fue acusado de querer imponer su fe católica en el ámbito de la ciencia. No faltaron miembros de la Iglesia que lo rechazaran. Le cortaron los fondos para sus investigaciones. De repente se convirtió en un paria.

Juan Pablo II reconoció la excelencia del Dr. Le Jeune nombrándolo Presidente de la Pontificia Academia para la Vida, el 26 de febrero de 1994. Muere el 3 de abril del mismo año, un Domingo de Pascua.

Con motivo de su muerte, Juan Pablo II escribió al Cardenal Lustinger de Paris diciendo: “En su condición de científico y biólogo era una apasionado de la vida. Llegó a ser el más grande defensor de la vida, especialmente de la vida de los por nacer, tan amenazada en la sociedad contemporánea, de modo que se puede pensar en que es una amenaza programada. Lejeune asumió plenamente la particular responsabilidad del científico, dispuesto a ser signo de contradicción, sin hacer caso a las presiones de la sociedad permisiva y al ostracismo del que era víctima”.

Posted in Juan Pablo II, Moral, ONU | 1 Comment »

¿Son injustos los enchufes?

Posted by El pescador en 27 septiembre 2007

Antoine Hérouard, secretario general de la Conferencia de obispos de Francia (por interim) responde en la revista Croire Aujourd’hui.

(original en francés; traducción mía)

Ayudar o dar un empujón para unas prácticas o un empleo, ¿es oportuno y justo?

Céline termina sus estudios. Ha estado en una escuela de comunicación pero, para su último año, debe encontrar unas prácticas de seis meses, redactar un informe, presentarlo ante un tribunal en su escuela. Todo eso para poder ser diplomada. En el espíritu de la escuela, esas prácticas son a la vez como la conclusión de la formación teórica recibida y puede desembocar en una primera experiencia profesional. Solamente eso, encontrar unas prácticas no es tan simple. La escuela no propone ayuda particular, pues piensa que la búsqueda de las prácticas es un elemento muy formador. Céline ha enviado decenas de Curriculum vitae, a todos los niveles, pero eso no funciona: sea que no obtiene respuesta, sea que le dicen que seis meses es demasiado tiempo. Ve con angustia que se aproxima el plazo y que no tiene nada a la vista. ¿Qué hacer? Va a perder el año, no podrá validarlo, no tendrá su diploma y además no encontrará trabajo detrás.

Las tentaciones de usar las relaciones

Por supuesto, esas famosas prácticas son el tema de conversación nº 1 en la escuela: todo el mundo habla de ello, no es fácil para nadie… Pero a pesar de todo, numerosos amigos (as) suyos han terminado por conseguir una promesa de prácticas. ¿Un poco de suerte, una idea más precisa de lo que quieren hacer, una prospección más profunda, una mejor situación geográfica? Quizás, pero finalmente, aquellos que han encontrado son, la mayor parte de las veces, por relación, o, como ellos dicen, por enchufe. De golpe, Céline quiere hablar a su padre: después de todo, tiene una buena situación, es un notable de la ciudad y por sus amigos del Rotary club, me encontrará seguramente algo.

Ella habla de esto, toda confiada, a su padre pero he aquí que las cosas no pasan como ella lo había imaginado: él le responde que le toca a ella encontrar, que, él, cuando empezó, joven, nadie le ayudó (¡y sobre todo ni su propio padre!) y que es a fuerza de voluntad y de coraje como él ha construido su carrera… En cuanto a sus amigos del Rotary, por supuesto podría pedirles, pero pinesa que no es justo, que si Céline debe obtener unas prácticas, es por le valor de ella y no por la reputación de su padre. Y después ¿cómo hicieron aquellos cuyo padre no tiene tan buena situación o tal red de relaciones? No decididamente, eso no sería justo. Él piensa que eso sería algo inmoral y contrario a los valores que ha buscado poner por obra toda su vida… Él no puede ni quiere ayudar a Céline.

El hijo del mejor amigo del patrón

Pierre es empleado en una oficina de estudios. Es responsable de uan unidad de cinco personas y la actividad marcha muy bien. Tienen mucho trabajo y sin duda ampliamente demasiado. Las horas extraordinarias se multiplican y Pierre no cuenta los sábados que ha debido volver a trabajar para terminar un estudio que debía ser entregado al cliente sin retraso. Ante el desarrollo de la actividad, se ha decidido con su responsable directo contratar a una persona suplementaria. Se define un perfil del puesto, con el nivel de competencia técnica que parece indispensable para asegurar la función. Se ponen los anuncios, llegan las respuestas. Una primera clasificación es efectuado y cinco personas, con perfiles bastante parecidos, convocadas para entrevistas. Pierre las recibe, su jefe las recibe, y finalmente, dudan entre dos candidatos que parecen desenvolverse bien, tanto desde un punto de vista de las competencias técnicas como en el nivel humano y relacional. El asunto parece bien comprometido cuando, de golpe, el gran patrón que sólo había seguido el procedimiento desde muy lejos, llega a encontrar a Pierre y su responsable directo para decirles que hay una muy buena candidatura que proponer, que es preciso estudiarla muy seriamente, que le ha sido recomendada calurosamente, etc. Pierre está un poco decepcionado, van a perder el tiempo, han encontrado lo que parecía convenir, pero no hay nada que hacer. Es preciso recibir al nuevo candidato del cual descubren que no tiene verdadermante el diploma requerido, que no tiene el mínimo de experiencia que tienen los otros candidatgos presentes y que, en el plano humano, parece muy seguro de sí mismo y un poco altanero. Brevemente, no es el candidato ideal, pero se descubre que es el hijo del mejor amigo del patrón y por eso será contratado…

Un camino en cuesta

Estas dos situaciones, la de Céline en la búsqueda de su periodo de prácticas y la de Pierre que ve cómo le imponen una contratación que no le conviene, muestran lo que se llama comunmente el enchufe, o más positivamente, la ayuda o el empujón. ¿Qué pensar? Cada uno de nosotros se encuentra más o menos confrontado a situaciones de este tipo, sea por beneficiarse de ellas, sea por ser la «víctima», sea por ser aquel o aquella que va a dar, o no, ese famoso empujón. Y las dificultades presentes del mercado de empleo no hacen más que reforzar esta práctica.

¿Es preciso superar dos actitudes extremas?

La del padre de Céline que, por rigor moral, quiere prohibirse todo lo que podría revelar favoritismo y, en nombre de una honestidad que se pretende escrupulosa y sin fallo, puede parecer sin corazón, indiferente a otros, o sea egoísta. Que cada uno se desenvuelva como pueda. Eso puede ser muy bello pero hay una manera de envolverse en la virtud que es el desinterés por los otros y finalmente una manera de protegerse a sí mismo y de no interrogarse sobre sus propios criterios de elección y de comportamiento. Como si por miedo a comprometerse, fuera más fácil retirarse. Tienen las manos limpias pero no tienen manos…

La del patrón de Pierre que ejerciendo su enchufe por encima de otros criterios (de competencia, de adecuación al puesto…) impone una solución que será desagradable, pondrá al interesado en una situación difícil y quizá irá contra el interés de la empresa. Además del problema moral (¿es justo actuar así respecto al beneficiario, los colaboradores y los otros candidatos descartados?), hay otra cuestión alrededor del bien fundado económico y social de la decisión tomada. Llevado al extremo, se ve bien que lo que prima es la voluntad de ayudar a una persona o de dar una prueba o de esperar ser recompensado a la vuelta de tal «inversión». Esto puede ir además hasta conductas que podrían ser juzgadas como delictivas en ciertos casos (delito de favoritismo o de toma ilegal de interés, en la adjudicación de mercados, por ejemplo).

Proponer no es imponer

¿Entre esos dos extremos puede abrirse un camino? Una cosa es dar un consejo, interesarse por la situación y por la búsqueda de alguien, proponer eventualmente ir a llamar a tal o cual puerta, transmitir un CV a un empleador que podría estar interesasdo, recomendar una persona que valoramos de verdad, otra cosa es imponer una elección, forzar a algo o entrar en una lógica de dar a cambio de algo o sea de chantaje. Es la diferencia entre lo que puede ser atención al otro y lo que es aprovecharse de una situación y de un poder para imponer una elección que podemos sabemos que no es necesariamente la más justa.

Queda que ese camino es un camino en cuesta, que a menudo no tenemos respuesta a punto sobre lo que es justo y lo que conviene hacer. Pero es la interrogación incluso sobre la justicia lo que debe habitarnos e interrogarnos sin descanso…

 

Fuentes

Parábola del administrador astuto (Lucas 16,1-8)

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: Había un hombre rico que tenía un administrador a quien acusaron ante él de malbaratar su hacienda; le llamó y le dijo: “¿Qué oigo decir de ti? Dame cuenta de tu administración, porque ya no podrás seguir administrando.” Se dijo a sí mismo el administrador: “¿Qué haré, pues mi señor me quita la administración? Cavar, no puedo; mendigar, me da vergüenza. Ya sé lo que voy a hacer, para que cuando sea removido de la administración me reciban en sus casas.” Y convocando uno por uno a los deudores de su señor, dijo al primero: “¿Cuánto debes a mi señor?” Respondió: “Cien barriles de aceite.” Él le dijo: “Toma tu recibo, siéntate en seguida y escribe cincuenta.” Después dijo a otro: “Tú, ¿cuánto debes?” Contestó: “Cien cargas de trigo.” Dícele: “Toma tu recibo y escribe ochenta.” El señor alabó al administrador injusto porque había obrado astutamente, pues los hijos de este mundo son más astutos con los de su generación que los hijos de la luz.

Posted in Biblia, Moral | Leave a Comment »

Nafis Sadik, una musulmana poco moderada

Posted by El pescador en 9 septiembre 2007

De Sandro Magister

(original en italiano; traducción mía)

Entre los partidarios de la expulsión de la Santa Sede de la Organización de las Naciones Unidas (ver el servicio de www.chiesa del 21 de agosto) hay también una prima donna: o sea la mujer que por primera vez ha desempeñado un cargo de alto nivel en el Palacio de Cristal.

 

Su nombre es Nafis Sadik. De 1987 al 2000 ha sido directora ejecutiva del UNPFA, United Nations Population Fund [Fondo de las Naciones Unidas para la Población, N. del T.], con el rango de subsecretaria general. Hoy es asistente especial del secretario general de la ONU y su enviada para el VIH/SIDA en Asia y Pacífico.

 

Sadik ha auspiciado la expulsión de la Santa Sede de la ONU en un artículo en el primer número de 2007 de “Conscience”, la revista de la organización abortista “Catholics for a Free Choice” [Católicos por una elección libre, N. del T.]. Ha escrito que “es ridículo que un estado cuyos ciudadanos son un millar de hombres célibes tenga parte activa en determinar el enfoque internacional a cuestiones íntimamente ligadas a la salud sexual y reproductiva”.

 

De Sadik se recuerda una borrascosa audiencia con Juan Pablo II, el 18 de marzo de 1994, pocos meses antes de la conferencia promovida por la ONU en El Cairo sobre población.

 

La misma Sadik hizo público un informe de aquella audiencia. Pinta a un Papa Karol Wojtyla colérico e intratable. Pero la credibilidad de aquel informe fue contradicha por el Papa, que dijo a su biógrafo George Weigel que había entregado a la huésped un memorandum con las objeciones vaticanas al documento preparatorio de El Cairo, pero ella “no aceptó discutirlo”.

 

Nafis Sadik, ciudadana de Pakistán, nació en la India, en Jaunpur. De rica familia musulmana, ha estudiado en una escuela católica, en el Loreto College de Calcuta. Terminó sus estudios de medicina en prestigiosas universidades de los Estados Unidos y de Canadá. En Pakistán fue directora general de los programas de planificación familiar, después de lo cual entró en las filas de la ONU, en Nueva York.

 

A la vista de la conferencia de El Cairo de 1994, junto al presidente de la comisión preparatoria, el ganés Fred Sai, hizo de todo para incluir el aborto entre los “derechos reproductivos” que todos los estados están obligados a garantizar. Si la operación no llegó a buen fin (el documento final de El Cairo estableció “en ningún caso el aborto sea promovido como método de planificación familiar”), fue precismaente por la tenaz oposición de la Santa Sede.

 

Se puede comprender, por tanto, su resentimiento. En el mismo artículo en “Conscience” en el cual ensalza la expulsión de la Santa Sede de la ONU, Sadik echa la culpa a la encíclica “Humanae Vitae” de la opresión de la mujer en los países pobres del mundo, donde “la Iglesia es mucho más influyente” que en los países ricos.

 

Lástima que la gran parte de la opresión de la mujer lamentada por Sadik se registre en los países islámicos, incluído el Pakistán del cual es ciudadana. Ni una sola de las invectivas de lanzadas por ella durante años contra el Vaticano ha rozado, que se sepa, a los líderes políticos, culturales y religiosos del mundo musulmán al cual ella pertenece. Y nada de otros mundos no cristianos –piénsese en China, en la India– en los cuales son habituales las esterilizaciones forzadas, la obligación del hijo único, el aborto selectivo, el infanticidio.

 

Sobre las políticas antinatalistas del Palacio de Cristal ver más en http://www.chiesa: “ONU y Unión Europea tienen su enfant terrible en Roma“.

Posted in Aborto, Humanae vitae, Iglesia, Magisterio, Moral, ONU, Pablo VI, Sandro Magister | Leave a Comment »

También el ateo Habermas y el protestante Moltmann dan la razón al Papa

Posted by El pescador en 8 septiembre 2007

De Sandro Magister

 

(original en italiano; traducción mía)

En el primer día de su “peregrinaje” a Austria Benedicto XVI ha dirigido al cuerpo diplomático, encontrado en Viena el 7 de septiembre, palabras nada cubiertas en diplomacia.

 

En primer lugar sobre el aborto. Una vez recordado que “ha sido en Europa cuando, por primera vez fue formulado el concepto de derechos humanos”, el Papa ha ido pronto al grano:

 

“El derecho humano fundamental, el presupuesto para todos los otros derechos, es el derecho a la vida misma. Esto vale para la vida desde la concepción hasta su fin natural. El aborto, por consiguiente, no puede ser un derecho humano. Es su contrario”.

 

Y ha añadio:

 

“Al decir esto no expresamos un interés específicamente eclesial. Nos hacemos más bien abogados de una petición profunda humana y nos sentimos portavoces de los nascituros que no tienen voz […] Mi llamada por tanto a los responsables de la política, a fin de que no permitan que los hijos sean considerados como casos de enfermedad ni que la categoría de injusticia atribuida por el ordenamiento jurídico al aborto sea de hecho abolida”.

 

También a la Iglesia el Papa ha dirigido una llamada:

 

“La credibilidad de nuestro discurso depende también del que la Iglesia misma hace para ayudar a las mujeres en dificultad”.

 

Muy cortante ha estado Benedicto XVI después sobre el tema de la eutanasia:

 

“Hay que temer que un día pueda ser ejercida una presión no declarada o también explícita sobre las personas gravemente enfermas o ancianas, para que pidan la muerte o se la den a sí mismos. La respuesta justa al sufrimiento al final de la vida es una atención amorosa, el acompañamiento hacia la muerte –en particular también con la ayuda de la medicina paliativa– y no una activa ayuda a morir”.

 

Tercer punto crucial, la fe en la razón. Europa, ha dicho el Papa, es patria de “una tradición de pensamiento para la cual es esencial una correspondencia sustancial entre fe, verdad y razón […] Se trata de la cuestión de si la realidad tiene en su origen el caso y la necesidad, […] o si por el contrario permanece verdadero aquello que constituye la convicción de fondo de la fe cristiana: In principio erat Verbum –En el principio existía la Palabra– en el origen de todas las cosas hay la Razón creadora de Dios que ha decidido participarse a nosotros seres humanos”.

 

A este propósito Benedicto XVI no se ha abstenido de citar para su propio apoyo a “un filósofo qaue no se adhiere a la fe cristiana”, Jürgen Habermas, último gran exponente de la escuela de Francfurt, el cual dice:

 

“Para la autoconciencia normativa del tiempo moderno el cristianismo no ha sido sólo un catalizador. El universalismo igualitario, del cual han brotado las ideas de libertad y de convivencia solidaria, es una herencia inmediata de la justicia judía y de la ética cristiana del amor. Inalterada en sustancia, esta herencia ha sido siempre de nuevo hecha propia de modo crítico y nuevamente interpretada. A esto hasta hoy no existe alternativa”.

 

Non es la primera vez que Joseph Ratzinger concuerda con Habermas. Véase en http://www.chiesa: “Habermas escribe a Ratzinger, Ruini responde. Aliados contra el ‘derrotismo’ de la razón moderna”.

 

Pero el mismo día salió también en “Jesus” una entrevista al más famoso de los teólogos protestantes alemanes, Jürgen Moltmann, admiradísimo por los católicos progresistas. A la pregunta: “¿Cual es su visión sobre el hombre contemporáneo?”, he aquí lo que Moltmann responde, en plena sintonía con Benedicto XVI:

 

“Del hombre moderno tengo la impresión de que no ama la vida en el modo correcto: por esto hace experimentos con embriones y fetos, como si fuesen el primer estadio de la vida humana y no de los seres humanos verdaderos y propios. La humanidad debe ser respetada también en su estadio original, adámico: esto para mí es lo más importante de las investigaciones con células para las enfermedades de los ancianos o para la demencia. En el mundo moderno, en el cual se sobrevuela sobre todo, se debe reforzar el amor por los estadios iniciales de la vida. Esto es imporante también en relación al terrorismo del mundo islámico”.

 

Para las homilías y los discursos de Benedicto XVI en Austria, ver la página ad hoc, en el sitio del Vaticano.

Posted in Magisterio, Moral, Sandro Magister | 1 Comment »

ONU y Unión Europea tienen su enfant terrible en Roma

Posted by El pescador en 24 agosto 2007

Para entender por qué el diario más leído en las cancillerías del mundo, The economist, arremete contra la presencia del Vaticano en la ONU, y en general contra la diplomacia vaticana, como denuncia Sandro Magister: Misión imposible: expulsar a la Santa Sede de la ONU.

Traduzco un artículo suyo anterior sobre el tema:

ONU Y UNIÓN EUROPEA TIENEN SU ENFANT TERRIBLE EN ROMA

(original en italiano; traducción mía)

La ideología anticatólica de las dos organizaciones internacionales tiene un nombre: “derechos reproductivos”. Un libro la pone al desnudo. En contra de ella el Vaticano guía la resistencia

de Sandro Magister

ROMA, 7 julio 2005 – Al final de junio la Organización de las Naciones Unidas ha cumplido los sesenta años. Pero la administración de George W. Bush lo ha festejado a su manera: le ha negado por cuarto año consecutivo los 34 millones de dólares dados en preferencia al UNFPA, el Fondo de la ONU para la Población.

Motivo: las políticas antinatalistas que el UNFPA financia en China, para sostener la esterilización femenina y masculina y el aborto forzado de los hijos minusválidos o que sean excesivos. Los 34 millones de dólares así ahorrados los empleará la administración Bush en programas de asistencia médica a mujeres y niños pobres, y en la lucha contra el tráfico sexual en Asia.

En los mismos días, la ONU ha reunido para una audición frente a la Asamblea General una representación de las 13.000 ONG conectadas a ella. Pero entre las 200 ONG seleccionadas no había ninguna pro-vida y pro-familia. Había por el contrario las más activas en el frente antinatalista, entre las cuales la International Planned Parenthood Federation, IPPF, y la Women’s Environment and Development Organization, WEDO. Esta última ha hecho circular una moción contra los “fundamentalismos culturales y religiosos” que obstaculizan los “derechos reproductivos”.

Siempre en los mismos días, al otro lado del Atlántico, el parlamento de la Unión Europea ha aprobado con 360 votos a favor, 272 contrarios y 20 abstenciones una “Resolución sobre la protección de las minorías y las políticas contra la discrimianción”. En ella, la libertad religiosa es señalada como una potencial amenaza contra la “libre circulación en la Unión Europea de las parejas homosexuales casadas o legalmente reconocidas”. A favor de la resolución ha votado también el diputado Vittorio Prodi, hermano de Romano Prodi, católico progresista, jefe del gobierno italiano de 1996 a 1998 y presidente de la Comisión Europea de 1999 a 2004.

En 2002, con Prodi presidente, la Comisión Europea hizo frente a la decisión de Bush de retirar la financiación de los EE.UU. al UNFPA suministrando una suma casi idéntica, 32 millones de euros, al mismo UNFPA y al IPPF.

La Santa Sede tiene representantes propios tanto ante la UE como ante la ONU. En el Palacio de Cristal goza de un status de observador permanente, confirmado y ratificado por una resolución del 1 de julio de 2004. Pero en ninguna de estas dos grandes organizaciones internacionales tiene una vida fácil.

Más bien, la Iglesia católica es tratada allí a menudo como el enemigo número uno. Lo es en cuanto religión monoteísta, y como tal considerada generadora de intolerancia. Y lo es sobre todo en cuanto antagonista –junto a la actual administración americana– de aquella filosofía de los “derechos reproductivos” que es la palabra indiscutible de la ONU y de la UE en materia de familia y procreación.

* * *

En Italia ha salido un libro que muestra por primera vez de modo directo y documentado esta aversión anticatólica de la ONU y de la UE. El título es explícito: “Contro il cristianesimo. L’ONU e l’Unione Europea come nuova ideologia” [Contra el cristianismo. La ONU y la Unión Europea como nueva ideología]. Las autoras son Eugenia Roccella y Lucetta Scaraffia. La primera, no católica, ha sido exponente del relevo de los movimientos feministas, la segunda enseña historia contemporánea en la Universidad de Roma La Sapienza. Assuntina Morresi ha estado al cargo del apéndice documental, con un capítulo dedicado a la historia del IPPF y otro a su fundadora Margaret Sanger (1.879-1.966).

En la introducción al volumen, Roccella y Scaraffia especifican las raíces de la nueva ideología en la “separación entre sexualidad y procreación”. En ello ven la eclosión “además de los confinamientos del aborto, en el retorno recurrente a la eugenesia”. Y concluyen:

“Más que de un modelo de comportamiento sexual diverso, pero conceptualmente análogo a aquellos que lo han precedido en la historia, se trata de una verdadera y propia utopía, porque se funda sobre la idea de que los seres humanos pueden encontrar la felicidad en la realización de los propios deseos sexuales, sin límites morales, biológicos, sociales y relaciones ligadas a la reproducción. Una utopía que tiene sus raíces en la revolución sexual occidental de los años sesenta, y que resulta todavía indiscutible aunque no parece haber mantenido sus promesas. Una utopía que se refleja en otra, de infausta memoria: que la selección de lo snuevos seres humanos pueda crear una humanidad mejor, más sana, más bella.

“La imposición de esta utopía a los países del Tercer Mundo parece constituir la finalidad principal de la actividad de muchas organizaciones internacionales, y condiciona ayudas financieras y relaciones diplomáticas.

“Al lado de esta se pone, es más, como el lógico complemento, la utopía irénica de quien cree que sólo la abolición de las religiones –sobre todo las monoteístas– pueda realizar para la humanidad el fin de los conflictos. Se trata de un pensamiento tan difuso y tan bien radicado que no se puede discutir fácilmente, sobre todo en las sedes internacionales. Y quien osa hacerlo, como la Iglesia católica, resulta criticado, penalizado y acusado de querer obstaculizar la construcción de un radiante futuro de armonía”.

* * *

El libro es para leerlo entero. Basta aquí referirse a algunos apuntes de particular interés:

– el debilitamiento en los años, a través de sucesivas variantes, de la carta de los derechos universales de 1948, donde por ejemplo el originario derecho de “cambiar de religión” se reduce a “tener o adoptar una religión” y al final, en 1981, sólo a “tener una religión”;

– la tesis de las organizaciones de la ONU según la cual la familia “representa la instititución por excelencia donde se define la subordinación fememina” y por tanto es acosada y tendenciosamente desguazada;

– la invención y la puesta por obra sobre una vasta escala de la fórmula “salud reproductiva”, según la cual “el derecho a la vida es reservado sólo a las mujeres, mientras una política de severa contención demográfica se opone al nacimiento de los hijos”;

– la detallada reconstrucción del sostenimiento dado por la ONU –y también por exponentes católicos– a “eventos y organismos interreligiosos dirigidos a sustituir las religiones tradicionales por una religión única, mundial, basada en la declaración de los derechos del hombre”;

– la decisión de la Santa Sede, anunciada en el 2.000, de suspender su propia contribución financiera a UNICEF, porque “trasformado de baluarte en defensa de los niños y de las madres en enésima agencia para el control de los nacimientos”;

– los repetidos ataques de las comisiones sobre derechos humanos del parlamento europeo, en sus relaciones anuales, contra la Iglesia católica acusada de “fundamentalismo” en cada campo, pero sobre todo en el sexual;

– la trama estrechísima, desde el primer Novecientos, entre antinatalismo y eugenesia, y la continuación de esta última bajo nuevos vestidos incluso bajo el descrédito obtenido con el nazismo;

– los casos ejemplares de Irán, China, India, Bangladesh, donde la pobreza y la ausencia de mecanismos democráticos consolidados han convertido a las mujeres en fáciles víctimas de experimentación de anticonceptivos peligrosos para la salud, de esterilizaciones en masa y abortos forzados;

– el presupuesto de las organizaciones de la ONU según el cual la oferta de aborto y contracepción es, en algún contexto, el primer elemento, es, en cualquier contexto, el primer elemento de emancipación para las mujeres y el único perseguido de hecho: como en Irán, donde los programas para el control de la fertilidad han tenido gran éxito pero las mujeres continúan estando sujetas a la opresión masculina;

– el impresionante contraste entre el empeño antinatalista difundido por las organizaciones internacionales en los países pobres y la misma cantidad de mujeres muertas en el parto en el último decenio, más de medio millón al año.

Escribe a este respecto Eugenia Roccella:

“Los datos confirman cómo los así llamados servicios a la salud reproductiva se han vuelto muchísimo a la prevención e interrupción de los embarazos no deseados, pero poquísimo a los cuidados para los embarazos deseados. El modo principal con el cual se intenta reducir la mortalidad del parto es reducir, simplemente, el número de los partos, y aumentar el de los abortos”.

Y aún, a propósito, de los lenguajes adoptados en este campo por la ONU y la UE:

“En cada cita internacional se abre una lucha terminológica que a un observador ajeno podría aparecer incomprensible. Pero tras las diferencias semánticas se esconde el desencuentro sobre los conceptos. Por ejemplo, la desaparición de vocablos como madre y padre, en favor de definiciones privadas de caracterizaciones sexuales, como ‘proyecto parental’ o ‘genitorialidad’, y la misma sustitución de las palabras hombre y mujer por un término neutro, ‘género’, tienden a anular la diferencia sexual y la especificidad de los papeles de madre y padre.

“Hay un proyecto cultural muy difundido, y en parte ignorante, que aspira a librarse lo más posible del derecho natural, fundamento de los derechos humanos. Si no hay más un derecho natural inalienable que garantiza la igualdad de los seres humanos (por ejemplo en lo que respecta al derecho a la vida y a la libertad personal), todo se hace contratable u relativo. Rafael Salas, ex director del UNFPA, ha sostenido que las espantosas violaciones de los derechos humanos realizadas en China durante los años de la política del hijo único no eran tales para los chinos. Abortos forzados, abandono y asesinato de los neonatos, según Salas, eran métodos que ‘por sus normas culturales no eran del todo coercitivo’. Esto es relativismo ético: pero está claro que se trata de una concepción que lleva a la destrucción de la idea misma de los derechos humanos”.

* * *

Sobre el conflicto entre la Iglesia católica y la Unión Europea ha dicho algunas palabras el pasado 21 de junio el cardenal Camillo Ruini.

Las ha dicho presentando a un abundante público el último libro salido en Italia con la firma de Joseph Ratzinger, con su célebre conferencia sobre el cristianismo en Europa celebrada en Subiaco el pasado 1 de abril.

Ruini ha hecho notar que la Unión Europea “no tiene prácticamente poder en el campo de la política exterior, pero que quiere ejercerlo muchísimo en el campo ético. Varias resoluciones del parlamento comunitario se mueven en el sentido de una contestación de la predicación moral de la Iglesia sobre la familia y la vida sexual, invadiendo de manera hasta demasiado extensa el campo de las decisiones éticas de los países individuales”.
__________

El libro:
Eugenia Roccella, Lucetta Scaraffia, “Contro il cristianesimo. L’ONU e l’Unione Europea come nuova ideologia” [Contra el cristianismo. La ONU y la Unión Europea como nueva ideología], Piemme, Casale Monferrato, 2005, pp. 214, euro 11,50.

Posted in Aborto, Iglesia, Moral, ONU, Sandro Magister | 2 Comments »

Bonhoeffer y la Educación para la ciudadanía

Posted by El pescador en 7 agosto 2007

Gregorio Peces-Barba, ex alto comisario para las víctimas del terrorismo, acusa a la Iglesia de desafiar “a las autoridades legítimas, a la Constitución y a la ley” y parece citar sin querer a San Pablo: “Todos deben someterse a las autoridades establecidas. Porque no hay autoridad que no venga de Dios, y las que hay, por Él fueron puestas […]” (Romanos 13,1).

Parece muy claro que el catedrático de la Universidad Carlos III, potenciadora del laicismo en España, tiene razón, la Iglesia, los cristianos hemos de agachar la cabeza y aceptar lo que dice el Gobierno hemos de acatarlo como palabra de Dios que no admite discusión.

Leyendo la noticia me vino al recuerdo el comentario de Dietrich Bonhoeffer a esta cita de San Pablo. Bonhoeffer fue un pastor protestante alemán ahorcado desnudo por los nazis al amanecer del 9 de abril de 1945: “Esta frase la dijo San Pablo a los cristianos, no a las autoridades”, o sea esta cita no significa que las autoridades puedan creerse divinas e investidas por Dios para hacer lo que se les ocurra, ni los cristianos están sujetos a obedecer leyes inmorales e injustas.

La vida misma de Bonhoeffer y su muerte así lo demuestran, como líder de la Iglesia de la Confesión.

En la página web de Profesionales por la ética hay materiales para ejercer el Derecho de objeción de conciencia a esta “asignatura”.

Posted in Moral | Leave a Comment »

 
A %d blogueros les gusta esto: