El testamento del pescador

Archive for 15 septiembre 2008

¿Para qué sirve el Papa?

Posted by El pescador en 15 septiembre 2008

(original en francés; traducción mía)


Mientras que Benedicto XVI debe llegar el 12 de septiembre a Francia para un viaje a París y Lourdes, se vuelve sobre el papel del obispo de Roma en la Iglesia católica y en el mundo

El término viene del griego ‘pappos’ que, desde Homero, es utilizado para marcar una veneración, respetuosa. En Oriente designa después a los obispos y a los sacerdotes. Aparece en Occidente a comienzos del siglo III, reservado a los obispos.

No es hasta el siglo VIII cuando los obispos de Roma lo emplean para ellos mismos cada vez más a menudo. En el siglo XI, mientras es necesario asentar el poder de Roma frente a otras ciudades e imponer progresivamente la autoridad apostólica, Gregorio VII, en un«dictatus papae», establece que el título será a partir de entonces reservado al sucesor de Pedro, «porque es único en el mundo».

La palabra no tiene nada que ver, etimológicamente, con el familiar «papa» de los niños hacia su padre. La confusión viene del hecho de que en Italia, en las familias, se ha extendido el uso francés de decir «papà», con acento sobre la última sílaba, mientras que la palabra italiana era originalmente «babbo».

El “Viva il papa!” que se escucha en la plaza de San Pedro para el papa no tiene nada que ver, como lo creen a veces los turistas francófonos en Roma, con un familiar “¡viva el papá!”… Explicaciones sobre las prerrogativas del jefe de la Iglesia católica.


¿Cómo es elegido el papa?

Y primero, ¿quién puede ser elegido? En teoría, todo bautizado que cumpla las condiciones para llegar a ser obispo, porque el papa es el obispo de Roma. En realidad, desde el siglo XV, el papa ha sido elegido siempre entre los cardenales. Los electores son en efecto los cardenales, que son nombrados ellos mismos por los precedentes soberanos pontífices.

La elección del papa está regulada de manera extremadamente meticulosa por textos que prácticamente cada papa a retocado. Pero el objetivo ha seguido siendo el mismo: crear las condiciones para que el nuevo papa pueda tener los medios de asegurar su misión con toda independencia.

Lejos de presiones extrañas, de injerencias mediáticas, los cardenales se reúinen pues en cónclave, en secreto, dentro de la capilla Sixtina.

Sólo aquellos que tienen menos de 80 años participan en el cónclave: una regla introducida por Pablo VI en 1970, para evitar que el alargamiento de la duración de la vida no haga crecer demasiado el peso de los cardenales más ancianos. Es elegido aquel que obtenga más de dos tercios de votos en el curso de los escrutinios.

Esta regla de dos tercios había sido modificada por Juan Pablo II y la sustituyó por la de la mayoría al final de un cierto número de días sin resultado; uno de los primeros actos de Benedicto XVI fue sin embargo volver a la antigua práctica, por miedo a que el papa pueda ser el rehén de una parte del Sacro Colegio en lugar de representar a la Iglesia entera.

No hay campaña electoral. Sin embargo, antes del cónclave, los cardenales -incluidos aquellos de más de 80 años- se reúnen en congregaciones generales para evocar los grandes problemas y desafíos de la Iglesia. Un tiempo importante donde se bosquejan las grandes tendencias que después “harán” la elección.

¿Cuál es su papel pastoral ?

“Bendito sea Dios que te ha elegido como pastor de toda la Iglesia”, dice el cardenal protodiácono entregando al nuevo elegido, al comienzo de su ministerio, el palio. El papa no es un “súper-obispo”.

Su papel pastoral es universal, pero le es correspondiente por derecho según los términos mismos empleados por Jesús para Pedro: “Confirma a tus hermanos en la fe”.

He venido a confirmaros en vuestra fe, jóvenes hermanas y hermanos míos, y a abrir vuestros corazones al poder del Espíritu de Cristo y a la riqueza de sus dones“, ha dicho en ese sentido Benedicto XVI a los jóvenes australianos este verano, durante la JMJ.

Es lo que se llama el magisterio del papa, que no ejerce solo, sino con el conjunto de los obispos, sucesores de los Apóstoles, cuyo colegio él preside. Este magisterio aspira a transmitir el mensaje de Cristo en su integridad y a asegurar la unidad de la fe. Integridad, para evitar desviaciones, malas interpretaciones, sectarismo u otras cosas; unidad, para preservar la Iglesia del cisma.

Es una forma de enseñanza, que el papa ejerce cotidianamente, por medio de discursos, de cartas, de homilías, de audiencias. O de manera más solemne, por medio de textos que tienen un alcance general, encíclicas o exhortaciones apostólicas.

Este Magisterio se ejerce en comunión con los obispos, que el papa puede consultar sobre tal o cual punto: es el caso de las exhortaciones apostólcias que recogen las conclusiones de una asamblea del Sínodo de los obispos.

En cambio, podemos notar que las dos encíclicas publicadas hasta hoy por Benedicto XVI son muy personales, y enteramente escritas por el papa, aunque la segunda parte de “Deus caritas est” se inspira claramente en una reflexión sobre la acción caritativa de la Iglesia elaborada por el Consejo pontificio Cor Unum.

¿Cuál es el poder del papa sobre los fieles?

El poder del papa se extiende al conjunto de la Iglesia católica, no depende de ningún otro, y no tiene necesidad de delegación especial para ser ejercido. Pero no ejerce sin embargo un poder absoluto. En cada diócesis el obispo tiene competencia total sobre la porción del pueblo de Dios que le está confiado, según el principio de subsidiariedad.

También el papa debe decidir en colegialidad con los otros obispos. Por otro lado, la Iglesia no es una secta. La obediencia, en el sentido estricto, es requerida cuando un acto jurídico lo pide explícitamente: por ejemplo una prohibición de publicación para un teólogo, que, desués de haber hecho recurrido eventualmente, debe someterse.

Pero para todo lo que es de la doctrina, hace falta más bien hablar de adhesión al Magisterio, la cual implica reflexión y libertad en conciencia. Como dice el Derecho canónico, la adhesión al Papa no es del mismo orden que la sumisión al acto de fe, al cual están en cambio obligados todos los católicos.

Se ha de prestar un asentimiento religioso del entendimiento y de la voluntad, sin que llegue a ser de fe, a la doctrina que el Sumo Pontífice o el Colegio de los Obispos, en el ejercicio de su magisterio auténtico, enseñan acerca de la fe y de las costumbres” (canon 752). Salvo que la infabilidad del Papa esté comprometida, lo que implica entonces una obediencia absoluta -pero eso no se hace más que de manera extremadamente precisa y limitada: en realidad, los casos de infabilidad son muy raros, el último se remota a 1950 para la proclamación del dogma de la Asunción.

¿El Papa tiene peso en la diplomacia internacional?

Difícil de medir con exactitud el peso diplomático de la Santa Sede. El Papa no ejerce, retomando la fórmula de Pablo VI, fficile de mesurer avec exactitude le poids diplomatique du Saint-Siège. Le pape n’exerce, más que una “minúscula y casi simbólica soberanía temporal”. Heredero de la época en que disponía de un verdadero poder temporal en Europa, el Papa dispone de un aparato diplomático, con embajadores (los nuncios), y mantiene hoy relaciones diplomáticas con 176 Estados.

Juan Pablo II se implicó mucho en el escenario internacional, y su acción ha podido tener una influencia decisiva, por ejemplo en la caída del muro de Berlín o en la condena de la intervención americana en Iraq; Benedicto XVI está menos presente en este plano.

Más generalmente, esta diplomacia puede desempeñar un papel en el país donde la comunidad católica es numerosa e influyente: en la República Democrática del Congo ha tenido peso en el proceso de paz, o incluso en el Líbano o en América del Sur. Sobre todo se escucha la voz del Papa en el plano de los grandes principios internacionales.

Después de la segunda mitad del siglo XX, ha adquirido el reconocimiento de una forma de autoridad moral y espiritual, que le permite recordar aglunos grandes principios de la humanidad: dignidad del hombre, libertad de pensamiento y de religión, protección de la vida, solidaridad con los países más pobres…

Ciertamente la eficacia de estas intervenciones es, por naturaleza, limitada. Haría falta por tanto no desatender este papel: en mayo pasado, cuando Benedicto XVI subió a la tribuna de las Naciones Unidas en Nueva York, todos los países estaban representados, y fue escuchado muy atentamente, ciertos embajadores se alegraban abiertamente de ver teorizada así la universalidad de los derechos del hombre.

¿Cuál es su papel con las otras religiones?

Con las otras Iglesias, el Papa desempeña hoy un papel de primer orden. No es que la iniciativa venga de él: al contrario, el ecumenismo tal como se entiende hoy día, es decir el diálogo teológico con las otras confesiones cristianas en vista a restablecer su unidad, nació en el siglo XIX aparte de Roma, es decir a sus espaldas.

Pero a partir del Vaticano II, Juan XXIII transforma el papel del Papa: convidando a observadores cristianos no católicos, lanza el “ecumenismo pontifical”. Desde entonces, el papel del Papa será decisivo, en los avances como en las dudas del ecumenismo.

En el plano teológico, el obispo de Roma puede dar impulsos, más aún cuando su función misma constituye un punto de fricción con los otros cristianos: en la encíclica ‘Ut unum sint’ (1995), Juan Pablo II ha invitado a las otras Iglesias a discutir modalidades de ejercicio de su ministeriode Pedro.

Benedicto XVI ha relanzado el diálogo con los ortodoxos sobre este punto, aunque él no participa, pues tiene lugar entre teólogos. El Papa puede también querer “volver a encuadrar” este diálogo teológico, como lo ha hecho Benedicto XVI aprobando una nota de la Congregación para la doctrina de la fe reafirmando que la Iglesia de Cristo “subsiste” en la sola Iglesia católica.

El papel pastoral del Papa al servicio de la unidad cristiana es quizás aún más importante cuando se encuentra con responsables de otras Iglesias, mostrando así un acercamiento verdadero más allá de las divergencias teológicas. Es lo que ha hecho reciente y largamente, el 5 de mayo, con el primado anglicano Rowan Williams.

Está asimismo en las relaciones con las otras religiones, en particular el islam. Desde Juan Pablio II, el Papa es un motor de ese diálogo y considerado como tal por los interlocutores musulmanes.

Benedicto XVI aprendió en sus propias carnes en Ratisbona en septiembre de 2006: quiera o no, lo que dice el Papa en esa área encuentra un eco considerable y tiene grandes repercusiones, debe sopesar cuidadosamente sus palabras y ademanes.

Hacia él se dirigieron lógicamente los musulmanes para relanzar el diálogo, que ha desembocado en la programación de un gran encuentro islamo-católico del 4 al 6 de noviembre próximos en Roma.

¿Cómo gobierna la Curia?

“Sobre la punta de los pies”, respondía, con su gran sonrisa, Juan Pablo I. La Curia romana es una organización administrativa compleja, producto de un apilamiento histórico de siglos de tradiciones y que no es fácil de manejar hoy. Está compuesta de dicasterios (Congregaciones, Consejos pontificios, Tribunales…) cuyos prefectos o presidentes nombra él.

Como los ministerios, cada uno tiene atribuciones específicas, para las cuales dispone de un poder administrativo: la liturgia para la Congregación para el culto divino, decretos de beatificación o de canonización para la de las causas de los santos, etc.

Esto puede ser una especie de consejo, como el nombramiento de obispos, hecho por el Papa pero preparado por la Congregación para los obispos. Un mismo documento puede ser releído por numerosos dicasterios, particularmente por la Congregación para la doctrina de la fe, lo que explica la lentitud de ciertas publicaciones.

Para el gobienro de la Iglesia propiamente dicho, el Papa se apoya en la Secretaría de Estado, cuyo papel ha crecido considerablemente en el siglo XX.

Está compuesta de dos secciones: los asuntos generales, que comprende ocho divisiones lingüísticas, por donde pasa todo el correo y donde se hacen traducciones y notas de síntesis, y las relaciones con los Estados, encargada de la diplomacia de la Santa Sede.

Esta verdadera placa giratoria de la Curia está dirigida por un cardenal Secretario de Esgtado, hoy el salesiano italiano Tarcisio Bertone, una especie de “primer ministro” del Papa.

En realidad, lejos de formar un bloque monolítico, la Curia presenta una realidad compleja. Universalidad de la Iglesia obliga, está compuesta de diversas nacionalidades, aunque domine Italia, y de tendencia y corrientes a menudo diferentes, o sea opuestas, con las cuales el Papa debe contar.

Además, un nuevo Papa no viene con su propio equipo, como en las democracias actuales. Es raro que se separe de colaboradores que no hayan alcanzado la edad del retiro (75 años): Benedito XVI lo ha hecho con Mons. Fitzgerald, encargado del diálogo interreligioso con Juan Pablo II, y el cardenal Sepe, prefecto de la Congregación para la evangelización de los pueblos, nombrado para Nápoles. Son excepciones, que marcan un profundo desacuerdo -pero la práctiva es más bien la continuidad.

Anuncios

Posted in Benedicto XVI, Iglesia, Juan Pablo II, Juan XXIII, Magisterio, Pablo VI, Pío XII | 10 Comments »

Los objetivos del viaje de Benedicto XVI a Francia

Posted by El pescador en 10 septiembre 2008

 

(original en francés; traducción mía)
Sophie de Villeneuve
En algunos extractos significativos, las 10 grandes preocupaciones de Benedicto XVI

Devolver a Cristo al corazón de la Iglesia

“Buscar el rostro de Jesús debe ser la aspiración de todos nosotros que somos cristianos”

Hacer sentir que Dios es un amante apasionado

“Dios es en absoluto la fuente originaria de cada ser; pero este principio creativo de todas las cosas —el Logos, la razón primordial— es al mismo tiempo un amante con toda la pasión de un verdadero amor” Deus Caritas est [nº 10]

Reafirmar que la fe y la razón se necesitan una a la otra

“La fe supone la razón y la perfecciona, y la razón, iluminada por la fe, encuentra la fuerza para elevarse al conocimiento de Dios y de las realidades espirituales” Angélus del 28 de enero de 2007

No considerar la fe como un catálogo de prohibiciones

“El cristianismo, el catolicismo no es una colección de prohibiciones; al contrario, es una opción positiva. Es muy importante que la consideremos de nuevo porque esta idea casi ha desparecido completamente en nuestros días” 2006 a la televisión alemana

Hacer de la Eucaristía el corazón de la vida cristiana

La fe de la Iglesia es esencialmente fe eucarística y se alimenta de modo particular en la mesa de la Eucaristía […] Cuanto más viva es la fe eucarística en el Pueblo de Dios, tanto más profunda es su participación en la vida eclesial a través de la adhesión consciente a la misión que Cristo ha confiado a sus discípulos” Sacramentum caritatis [nº 6], 2005

Balizar firmemente el diálogo interreligioso

“El objetivo más amplio del diálogo es descubrir la verdad. En nuestro intento de descubrir los puntos de comunión, hemos evitado quizás la responsabilidad de discutir nuestras diferencias con calma y claridad” Washington, 2008

Excluir a la Iglesia del debate estrictamente político

“Este trabajo político no es competencia inmediata de la Iglesia. El respeto de una sana laicidad —incluso con la pluralidad de las posiciones políticas— es esencial en la tradición cristiana” Brasil 2007

Defender la identidad cristiana en un mundo marcado por el “relativismo”

“La identidad de una Universidad o de una Escuela católica no es simplemente una cuestión del número de los estudiantes católicos. Es una cuestión de convicción: ¿creemos realmente que sólo en el misterio del Verbo encarnado se esclarece verdaderamente el misterio del hombre (cf. Gaudium et spes, 22)? ¿Estamos realmente dispuestos a confiar todo nuestro yo, inteligencia y voluntad, mente y corazón, a Dios? ¿Aceptamos la verdad que Cristo revela? En nuestras universidades y escuelas ¿es “tangible” la fe? ¿Se expresa férvidamente en la liturgia, en los sacramentos, por medio de la oración, los actos de caridad, la solicitud por la justicia y el respeto por la creación de Dios?” Washington, 2008

Salvar la herencia del Vaticano, tras las grandes divisiones que ha obrado en la Iglesia

“Queda la gran herencia del Concilio, que abrió un camino nuevo. Es siempre una charta magna del camino de la Iglesia, muy esencial y fundamental […]. (…) debemos redescubrir la gran herencia del Concilio, que no es un espíritu reconstruido tras los textos, sino que son precisamente los grandes textos conciliares releídos ahora con las experiencias que hemos tenido y que han dado fruto en tantos Movimientos, en tantas nuevas comunidades religiosas” Encuentro con los sacerdotes de la diócesis de Treviso en 2007

Salvaguardar el carácter sagrado de la liturgia

“En la historia de la Liturgia hay crecimiento y progreso pero ninguna ruptura. Lo que para las generaciones anteriores era sagrado, también para nosotros permanece sagrado y grande y no puede ser  improvisamente totalmente prohibido o incluso perjudicial. Nos hace bien a todos conservar las riquezas que han crecido en la fe y en la oración de la Iglesia y de darles el justo puesto”Carta a los obispos que acompaña el Motu Proprio “Summorum Pontificum”

Posted in Benedicto XVI, Concilio Vaticano II, Magisterio, Sophie de Villeneuve | Leave a Comment »

Campaña contra el aborto

Posted by El pescador en 8 septiembre 2008

Ante la nueva ley del aborto promovida por el Ministerio de Igualdad y que va a ser consultada a una Comisión de Expertos todos ellos abortistas, los católicos no podemos permanecer silenciosos ante el nuevo genocidio que se nos viene encima y que ya lleva más de años produciéndose. Para que se vea la manipulación a que estamos sometidos, una noticia de Canal Sur (TV pública andaluza que funciona como órgano de propaganda del Gobierno socialista y del PSOE) decía el otro día que esta ley se iba a aprobar con el máximo consenso, palabra mágica como ninguna hoy en día; ya se que aquí el consenso va a ser el de los asesinos contra la mayoría de niños indefensos que no podrán ver la luz.

Posted in Aborto, Moral | 1 Comment »

Fracciones

Posted by El pescador en 7 septiembre 2008

Tomado de aquí

Posted in Humor | Leave a Comment »

Masab Yousef, nuevo converso al cristianismo

Posted by El pescador en 6 septiembre 2008

El hijo del líder de la organización terrorista islámica Hamas se ha convertido al cristianismo:

Posted in Iglesia | Leave a Comment »

Próxima beatificación del Cardenal Newman

Posted by El pescador en 5 septiembre 2008

Aquí hay una biografía de él, en PDF.

Posted in Cardenal Newman, Iglesia | Leave a Comment »

¿Por qué san Pedro negó a Jesús tres veces?

Posted by El pescador en 4 septiembre 2008

 

Un chiste al hilo del Evangelio de hoy:
– ¿Por qué negó san Pedro a Jesús tres veces?

Posted in Humor | 24 Comments »

Stultorum numerus infinitus est

Posted by El pescador en 3 septiembre 2008

 

Se suele citar Eclesiastés 1,15 como origen de la frase “el número de los necios es infinito”, y debe ser verdad porque los tópicos se repiten y se enredan hasta la idiotez.

Esto viene a cuento de un comentario en una entrada de esta bitácora  y que dice así:

mira estoy en total desacuerdo y me parece una verguenza lo que hacen con la religion ya que de ella se abusan y le sacan a la gente que esta desesperada por falta de fe o por necesidad de amor hasta la ultima monedita que tienen encima cuando en realidad el diesmo ni tendria que existir ya que la casa de dios “la iglesia” la tendria que mantener el estado y no el bolsillo de los mas carenciados o desesperados sino diganme como puede ser que el vaticano este forrado en oro y cristales de no se donde y en AFRICA y digo africa porque es el caso mas extremo pero no es la unica parte del mundo en donde la gente y los niños mueren de hambre entonces les voy a hacer dos preguntas; si dios esta en todas partes y para el son todos iguales y merecen lo mismo porque pasan estas cosas o permite que pasen? y porque la humanidad hace con una religion el sustento diario y a nivel gloval porsupuesto? QUE VERGUENZA…

Voy a intentar responder a este comentarista que firma “xxx”, ni siquiera nos da su nombre para que podamos dirigirnos a él.

1º Empieza criticando que la Iglesia sea una saca-cuartos que se aprovecha de la gente pobre. No voy a decir que los cristianos seamos perfectos, “estoy morena pero soy hermosa” decía la Sulamita del Cantar de los Cantares (1,1) y San Ambrosio lo aplicaba a la Iglesia pecadora pero también santa;
2º De aquí pasa al tema del diezmo, una institución que aún existe en algunas iglesias para que los cristianos que quieran la sostengan. Aquí entra en el meollo de su argumento, lo más descabellado de todo: afirma que el Estado y no los pobres es el que tiene que mantenerla.
Pues bien, resulta que los recursos del Estado salen por la fuerza de los bolsillos de los ciudadanos, el Gobierno no es un factor productivo, así que todo lo que gasta ha de quitárselo a otros, que se lo ceden obligatoriamente; de manera que nuestro comentarista xxx está diciendo que todo deberíamos sostener a la Iglesia a la fuerza, no voluntariamente como lo hacemos quienes pertenecemos a ella.
3º Sale el tema de la riqueza de la Iglesia, cómo no, y aquí demuestra una vez más que la ignorancia es muy atrevida, pues cita el caso de África como ejemplo de hambre y miseria, sin darse cuenta de que la Iglesia católica a través de sus misioneros está presente allí donde más necesidad hay, imitando a Jesucristo, a quien ven en todos esos millones de pobres.
4º Para responder a sus preguntas finales, bueno a la única que se entiende: Dios pone soluciones a la desigualdad y a la injusticia creada por el pecado, nos ha puesto a nosotros, nos ha hecho hermanos unos de otros para que cuidemos unos de otros, ésa es la gran revelación de Jesucristo, que Dios es nuestro Padre y por tanto todos somos hermanos (Lucas 11,2-4).

Posted in Iglesia | 2 Comments »

 
A %d blogueros les gusta esto: