El testamento del pescador

Darwin, el evolucionismo y el hombre fruto del azar

Posted by El pescador en 5 diciembre 2007

Andrea Tornielli (original en italiano; traducción mía)

Los visitantes de este blog habrán tenido oportunidad de leer la encendida discusión (no la he visto aún en realidad casi… encendidas), originada de la encíclica “Spe salvi” de Benedicto XVI, con respecto al origen del hombre. Quisiera decir la mía y recordar que aquello que aparece comprobado científicamente es la evolución, o sea la transformación de las especies vivientes. El evolucionismo, o sea la teoría que quiere interpretar y explicar la evolución, en cuanto a comprobaciones científicas permanece como una hipótesis. Del mismo modo esta probada científicamente la microevolución, o sea las diversidades cualitativas y cuantitativas existentes entre las especies vivientes, resultantes de la combinación diversa de los mismos elementos. Pero no está demostrada la macroevolución, o sea la aparición de especies vivientes absolutamente nuevas debidas al originarse novedad orgánica. Los más recientes descubrimientos de la genética, mientras confirman las leyes de Mendel (o sea la existencia de normas que con exactitud describen los mecanismos de la transmisión de los caracteres hereditarios de un individuo a otro), no confirman del todo la casualidad a través de la cual se verificarían la selección natural segúna la concepción darwiniana. Ante esta evidencia, los neodarwinistas han reformulado su teoría, sosteniendo que la selección natural se verificaría haciendo que se transmitan sólo las mutaciones genéticas más adecuadas a la supervivencia: sólo dejando transcurrir periodos de tiempo larguísimos se podrían constatar cambios apreciables en la especie. Esta nueva “teoría sintética” es comúnmente aceptada, pero los paleontólogos estadounidenses Jay Gould y Niles Eldredge, evolucionistas pero adversarios del lentísimo gradualismo, creen por el contrario que la aparición de nuevas especies acontecería de manera contraria, o sea con rapidez, por saltos. Ni siquiera estas dos hipótesis contrapuestas -evolución lenta y evolución veloz- están documentadas científicamente. Dicho esto, como cristiano me atengo al principio del realismo: la realidad viene antes que la teoría. Hasta que no sea probado científicamente el evolucionismo neodarwinista, permanece como una hipótesis que se puede discutir, tanto más cuanto no aparece sufragada por los más recientes descubrimientos sobre el ADN. No se trata aquí de introducir argumentos filosóficos-metafísicos (como pretenden hacer por otra parte los negadores de la existencias de Dios que de paleontólogos se improvisan teólogos): come creyente non tengo ninguna dificultad en aceptar que el acto creativo de Dios haya sido el arranque inicial a la materia y las leyes que han llevado al nacimiento del hombre. Lo que no puedo aceptar como dato adquirido científicamente son teorías que por el momento no responden a los requisitos científicos. No se trata aquí de hacerse los “creacionistas”, sino de atenerse a los hechos. Perdonad si lo digo, pero me parece esta una posición más laica que la de los muchos dogmatismos de quien pretende asegurar como un dato de hecho documentado y atestiguado que la jirafa es el resultado evolutivo del atílope necesitado de alcanzar las ramas más altas (incluso no se comprende por qué tuvo que cambiar también el color de la piel) o que la aparición del hombre es solamente fruto del azar.

Anuncios

7 comentarios to “Darwin, el evolucionismo y el hombre fruto del azar”

  1. Anónimo said

    Amigos visitantes de este blog, la oportunidad es muy importante, encendida discusión, originada por la encíclica “Spe salvi” de Benedicto XVI, con respecto al origen del hombre. Amigos y amigas no hay origen del hombre, quién entonces me dice cuál es el origen de la mujer?. Dos entes iguales pero diferentes. Les pido que lean el RigVeda, libro más antiguo de la humanidad. Existe una evolución y una involución, Los yugas así lo establecen, No es aquello que aparece no comprobado científicamente o sea la transformación no es de las especies vivientes, es nuestra y debemos dejar en androcentrismo. Pueden escribirme e intercambiamnos ideas: japadrom@gmail.com

  2. Albert said

    Resulta graciosa que escribas: “de paleontólogos se improvisan teólogos”, puesto que yo pienso que todos los teólogos son improvisados, pues la teología no es una ciencia ni nada que se parezca, sino un conjunto de racionalizaciones (no razonamientos) cuyo objetivo es justificar la existencia de dios, por esto Erich Fromm los calificaba de teólatras.

  3. maca said

    sos muy tarada y pelotuda yo lo haria mejor tarado capas que te lo digo porque no me gusta estudiar

  4. LUIS said

    ESTO ESTA MUY MAL

  5. Manu said

    Bien, esta señora se equivoca en muchos aspectos:
    1º Mencionando el evolucionismo como una hipotesis, pues es una Teoría. Lo que pasa es que la palabra “Teoría” cientifica no significa lo mismo que de manera coloquial. Teoria es un hecho inmensamente contrastado y documentado tanto micro como macroevolución (de ahi la clara evolución del registro fósil) justo por encima de teoria se encontraría “ley de la naturaleza” como muchos postulados de la física.
    2º el DNA Mitocondrial no se mezcla, muta menos y pasa solo por parte de madre por lo que se puede rastrear una especie claramente.
    3º Piensas como ser humano que vive 80 años una especie vive entre 1 y 10 millones de años, no entra en nuestra cabeza. entiendo que la Contingencia genética es dificil de comprender pero pequeños cambios se van acumulando hasta resultar un órgano esto se ve claramente en el miembro pentadáctilo que lo tienen desde fosiles anfibios, reptiles, aves y mamiferos, todos los vertebrados.
    4º Darwin explica un mecanismo por el cual se seleccionan los caracteres beneficiosos para la especie de ahi que solo aparecen los beneficiosos, leyendo la “el origen de las especies” uno se entera muy bien.
    5º Comenta lo de la girafa. pues bien está muy equivocada… eso se llama lamarckismo… su frase fundamental es “la función crea al órgano” hipótesis desechada alla por los tiempos de darwin, pues si fuera verdad, si tu vas al gimnasio todos los dias tu hijo nacería cachas y no…
    6º El hombre no desciende del chimpancé sino que tenemos un antepasado comun hace 7ma. que no era ni hombre ni chimpancé y asi sucesivamente formando clados monofileticos. El final del a evolucion no somos nosotros, somos una pieza más. y sí, de completo azar.

    Puedes creer en dios o no, de hecho hay muchos científicos que creen y no es incompatible para nada. Te recomiendo tres libros. “El origen de las especies” y “el origen del hombre” de Darwin (injustamente utilizada esa caricatura, pues el ha pasado a la historia mientras las personas que la hicieron son polvo y nadie las recuerda) Sobre todo te recomiendo que heches un vistazo (pues es muy caro) a los “Principios integrales de Zoologia” Hickman. en cualquier biblioteca que tenga textos científicos está y en los primeros temas explica con toda claridad estos garrafales errores que tiene Andrea Tornielli en su texto.

    Muchas gracias. te invito a adentrarte en en magnifico mundo de la historia de la vida de este humilde planeta, y a renovar los conocimientos que este texto tiene tan anticuados.

  6. […] Darwin, el evolucionismo y el hombre fruto del azar […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: