El testamento del pescador

Archive for 31 diciembre 2007

Scott Hann – La Misa está en el Apocalipsis

Posted by El pescador en 31 diciembre 2007

Posted in Eucaristía, Liturgia | 1 Comment »

La Eucaristía es sacrificio (y III)

Posted by El pescador en 30 diciembre 2007

Posted in Eucaristía | Leave a Comment »

La Eucaristía es sacrificio (II)

Posted by El pescador en 29 diciembre 2007

Posted in Eucaristía | Leave a Comment »

La Eucaristía es sacrificio (I)

Posted by El pescador en 28 diciembre 2007

Posted in Eucaristía | Leave a Comment »

¿El cristianismo es digno de amor?

Posted by El pescador en 27 diciembre 2007

Luigi Accattoli (original en italiano; traducción mía)

Muchos alrededor de nosotros rechazan el cristianismo y algunas veces advertimos que lo hacen con buena intención, porque no lo encuentran una verdadera ayuda para la vida. Más de una vez el papa en la nueva encíclica (ver entradas anteriores) señala este rechazo. “Tal vez muchas personas rechazan hoy la fe simplemente porque la vida eterna no les parece algo deseable. En modo alguno quieren la vida eterna, sino la presente y, para esto, la fe en la vida eterna les parece más bien un obstáculo”: así escribe en el número 10. En otro pasaje señala la sordera de los post-cristianos al Dios de los Evangelios: “Para nosotros, que vivimos desde siempre con el concepto cristiano de Dios y nos hemos acostumbrado a él, el tener esperanza, que proviene del encuentro real con este Dios, resulta ya casi imperceptible” (número 3). Pero quizá su idea la expresa mejor que de cualquier otro modo con una cita de Kant, en el número 19: “Si llegara un día en el que el cristianismo no fuera ya digno de amor, el pensamiento dominante de los hombres debería convertirse en el de un rechazo y una oposición contra él”. Ahora me alejo de la encíclica y pregunto: ¿nuestro cristianismo es digno de ser amado? Bien sabemos que “sólo el amor es creíble” (von Balthasar). Pero quizá deberíamos reconocer que nuestro modo de señalarlo no resulta convincente. ¿O es necesario que la humanidad europea se aleje todavía del fuego evangélico y se dé cuenta del gran frío para que vuelva a verlo digno de amor?

Posted in Benedicto XVI, Luigi Accattoli, Magisterio, Spe salvi | Leave a Comment »

Si nos pareceremos al niño

Posted by El pescador en 26 diciembre 2007

Luigi Accattoli (original en italiano; traducción mía)

Estaba en el coche ayer a mediodía cuando he escuchado al papa Benedicto que decía: En el ocaso de nuestros días en la tierra, en el momento de la muerte, seremos juzgados según nuestra semejanza o desemejanza con el Niño que está a punto de nacer en la pobre cueva de Belén, puesto que él es el criterio de medida que Dios ha dado a la humanidad. Palabras transparentes. Feliz yo de oírlo. Aclaraban todo. El dicho de Jesús “si no os hacéis como niños” y la máxima de Juan de la Cruz: “Al atardecer de la vida nos examinarán del amor”.

Posted in Adviento/Navidad, Benedicto XVI, Luigi Accattoli, Magisterio | 1 Comment »

Despierta, hombre: por ti Dios se ha hecho hombre

Posted by El pescador en 25 diciembre 2007

“Se dice día del nacimiento del Señor, cuando la sabiduría de Dios se mostró como un niño, y la palabra de Dios sin palabras profirió la voz de la carne. Sin embargo aquella oculta divinidad, e indicada más al cielo como testigo, y a los pastores con voz angélica fue anunciada. Así pues celebramos con anual solemnidad este día, en el cual se cumplió la profecía que dice: “La verdad de la tierra salió, y la justicia del cielo miró”. La verdad que está en el regazo del padre, de la tierra salió, para estar en el regazo de la madre. La verdad en la que el mundo es contenido, de la tierra salió, para ser llevada por manos femeninas. La verdad en la que la felicidad de los ángeles incorruptiblemente es alimentada, de la tierra salió, para ser amamantada por pechos carnales. La verdad a la cual el cielo no basta, de la tierra salió, para ser puesto en el pesebre. ¿Para bien de quién en tanta humildad vino tanta sublimidad? De ninguno ciertamente para el suyo; pero para nuestro gran bien, si creemos. Despierta, hombre: por ti Dios se ha hecho hombre. “Levántate, tú que duermes, y levántate de entre los muertos, y te iluminará Cristo”. Por ti, digo, Dios se hizo hombre. Para la eternidad habrías muerto, si en el tiempo Él no hubiera nacido. Nunca serías liberado de la carne de pecado, si Él no hubiera tomado la semejanza de carne de pecado. Te poseería la perpetua miseria, si no se hiciera esta misericordia. No habrías vuelto a la vida, si Él no hubiera acudido a tu muerte. Habrías fallado, si Él no hubiera venido en socorro. Habrías perecido, si Él no hubiera venido”.

San Agustín de Hipona, Sermón 185,1 (original en latín; traducción mía)

Posted in Adviento/Navidad, Padres de la Iglesia / Escritores eclesiásticos | Leave a Comment »

¿Es de Lubac el inspirador de la crítica benedictina?

Posted by El pescador en 24 diciembre 2007

Luigi Accattoli (original en italiano; traducción mía)

Creo que he encontrado al inspirador de la autocrítica del cristianismo moderno propuesta por Benedicto con la nueva encíclica (ver las dos entradas anteriores): es Henri de Lubac. En la introducción a Catolicismo (citado por el papa Ratzinger en la nota 10 de la encíclica) él escribía así en 1937: “Se nos reprochará ser individualistas también a nuestro pesar, a causa de la lógica de nuestra fe, cuando en realidad el catolicismo es esencialemente social. Sin embargo, ¿no es también un poco culpa nuestra si un tal malentendido ha podido nacer y ha echado raíces, y si aquel reproche está tan difundido?” (p. 9 de las ediciones Studium de 1964). Y he aquí un pasaje de la encíclica, en el número 16, bajo el titulito “La transformación de la fe-esperanza cristiana en el tiempo moderno”, que recuerda las palabras del teólogo francés: “¿Cómo ha podido desarrollarse la idea de que el mensaje de Jesús es estrictamente individualista y dirigido sólo al individuo? ¿Cómo se ha llegado a interpretar la « salvación del alma » como huida de la responsabilidad respecto a las cosas en su conjunto y, por consiguiente, a considerar el programa del cristianismo como búsqueda egoísta de la salvación que se niega a servir a los demás? Para encontrar una respuesta a esta cuestión hemos de fijarnos en los elementos fundamentales de la época moderna. Estos se ven con particular claridad en Francis Bacon…”. Por tanto objeto central de la autocrítica benedictina no es el Vaticano II y el conectado catolicismo dialogante como ha hipotizado por ejemplo Antonio Socci, si se trata -literalmente- de una cuestión formulada un cuarto de siglo antes del comienzo de aquel concilio.

Posted in Antonio Socci, Benedicto XVI, Henri de Lubac, Luigi Accattoli, Magisterio, Spe salvi | 1 Comment »

Un misterio que alarma al Papa…

Posted by El pescador en 23 diciembre 2007

¿Un desgarro sobre nuestro futuro próximo?

Antonio Socci (original en italiano; traducción mía)

en “Libero”, 14 diciembre 2007

Es sorprendente recibir una confirmación tan clamorosa y oportuna por otra autoridad como el cardenal Ivan Dias, Prefecto de la Congregación para la evangelización de los pueblos, y estrecho colaborador del Papa. El pasado sábado, en esta columna, había señalado un “detalle” alarmante contenido en la recientísima encíclica pontificia “Spe salvi”: la mención del Anticristo, por medio de una cita de Immanuel Kant. Es bastante raro hoy, en el mundo católico, sentir hablar de este terrible personaje profeitzado en el Nuevo Testamento. Sorprende aún más ver evocarlo, en relación a los tiempos presentes, en un documento solemne como una encíclica y por un papa tan riguroso, tranquilo y culto como Benedicto XVI.En el artículo del sábado había recordado que ya el 27 de febrero pasado, en el más estricto entorno papal, se había reflexionado con el Pontífice sobre aquella inquietante profecía, durante los ejercicios espirituales predicados por el cardenal Biffi que citó “El relato del Anticristo” de Vladimir Solovev. En resumidas cuentas yo había recordado que el mismo Ratzinger, de cardinal, en un memorable discurso hecho en Nueva York y en Roma, había citado aquellas páginas.
Pero las palabras pronunciadas por el cardenal Dias siempre el pasado sábado, después publicadas por el Osservatore romano (hecho significativo), son las más clamorosas. El prelado estaba haciendo su homilía en el santuario de Lourdes “para inaugurar, como enviado del Papa, el Año celebrativo del 150 aniversario de las apariciones”. Se trata de las apariciones de la Virgen a Bernadette Soubirous que empezaron el 11 de febrero de 1858.En la solemne circunstancia el enviado del Papa ha llevado “el saludo muy cordial de Su Santidad” y después ha dicho: “La Virgen ha bajado del Cielo como una madre muy preocupada por sus hijos… Se apareció en la Gruta de Massabielle que en la época era una charca donde pastaban los marranos y es precisamente allí donde quiso hacer surgir un santuario, para indicar que la gracia y la misericordia de Dios superan la miserable charca de los pecados humanos. En el lugar vecino a las apariciones, la Virgen hizo surgir un manantial de agua abundante y pura, que los peregrinos beben y llevan al mundo entero significando el deseo de nuestra tierna Madre de hacer llegar su amor y la salvación de su Hijo hasta el extremo de la tierra. Finalmente, de esta Gruta bendita la Virgen María lanzó una llamada urgente a todos para orar y hacer penitencia y así obtener la conversión de los pobres pecadores”.El cardenal ha encuadrado estas apariciones en el “contexto de la lucha permanente, y sin exclusión de golpes, entre las fuerzas del bien y las fuerzas del mal”. Una lucha que parece llegada, en nuestra generación, al epílogo final, preparado por la “larga cadena de apariciones de la Virgen” en la modernidad, iniciadas “en 1830, en Rue du Bac, en París, donde fue anunciada la entrada decisiva de la Virgen María en el corazón de las hostilidades entre ella y el demonio, como es descrito en los libros del Génesis y del Apocalipsis”.Es un verdadero fresco de teología de la historia el trazado por el cardenal que invoca también a Fátima y –considero- Medjugorje: “Después de las apariciones de Lourdes, la Virgen no ha dejado de manifestar en el mundo entero sus vivas preocupaciones maternas por la suerte de la humanidad en sus diversas apariciones. Por doquier, ha pedido oraciones y penitencias por la conversión de los pecaores, porque preveía la ruina espiritual de ciertos países, los sufrimientos habría sufrido, el debilitamiento general de la fe cristiana, las dificultades de la iglesia, la venida del Anticristo y sus tentativas para sustituir a Dios en la vida de los hombres: intentos que, a pesar de sus éxitos resplandecientes, están destinados sin embargo al fracaso”.Es una frase breve, pero fulgurante esta del prelado: la Virgen se ha aparecido tan frecuentemente en este tiempo “porque preveía” una gran apostasía de la fe, las persecuciones a la Iglesia, el sufrimiento del Papa y –textualmente– “la venida de Anticristo”.Es una frase rompedora que se volvió a hacer, evidentemente, en las palabras pronunciadas por la Virgen en alguna de las apariciones citadas.Así el enviado del Papa, hablando de nuestro tiempo, evoca de nuevo y públicamente el Anticristo a pocos días de la publicación de la encíclica. En el Nuevo Testamento esta figura no se sitúa necesariamente al fina de los tiempos. Jesús mismo preanuncia la llegada de “falsos cristos y falsos profetas” capaces de “inducir a error, incluso a los elegidos” y profetiza “una gran tribulación”, nunca vista tan terrible en la historia humana (Mt 24,24). San Pablo explica que se verificará la “apostasía” (2 Tes 2,3), o bien el abandono de Dios y de la Iglesia, por consiguiente explotará “la manifestación del hombre inicuo”, “el hijo de la perdición”, aquel que “en la potencia de Satanás… se opone a Dios” hasta sentarse “en el templo de Dios, señalándose a sí mismo como Dios” (2 Tes 2, 3-4).

Es un dominio casi total del Mal sobre la tierra lo que viene aquí preconizado. No se sabe cómo, cuándo y por cuánto. Un escenario de horror y de maldad que hiela la sangre. Los teólogos discuten si es un individuo concreto que viene preanunciado o un sistema di potencias. Pero sorprende en estas semanas sentir evocarlo con tanta insistencia desanimada por la Santa Sede, evidentemente también en fuerza de “informaciones” (que Oltretevere se conocen y se valoran) provenientes de “fuentes” especiales, como precisamente los mensjaes de las apariciones marianas, de místicos y de revelaciones privadas. Estos pronunciamientos públicos muestran con cuánta alarma en el Vaticano se mira a los acontecimientos mundiales. Por lo demás es dramático también el mensaje pontificio para la Jornada de la paz del 1 de enero próximo, donde se advierte de las devastaciones morales (de las familias y de la vida) y materiales (por ejemeplo con los inmensos riesgos de la carrera de armas nucleares).

El cuadro es oscurísimo. Pero la Santa Sede no es una entidad política y no valora la situación con una mirarda sobre el terreno. De hecho hay la certeza de poder contar con una ayuda “superior”. El cardenal Dias en la clamorosa homilía del sábado explicaba: “Aquí, en Lourdes, como por todas partes en el mundo, la Virgen María está tejiendo una inmensa red en sus hijos e hijas espirituales para lanzar una fuerte ofensiva contra las fuerzas del Maligno en el mundo entero, para encerrarlo y preparar así la victoria final de su divino Hijo, Jesucristo. La Virgen María hoy nos invita una vez a formar parte de su legión de combate contra las fuerzas del mal”.

El prelato repite –por si no queda claro– que “la lucha entre Dios y su enemigo es siempre rabiosa, incluso más hoy que en el tiempo de Bernadette, hace 150 años” y “esta batalla causa innumerables víctimas”. Así pues revela palabras –quizá inéditas– pronunciadas por el cardenal Karol Wojtyla el 9 de noviembre de 1976, pocos meses antes de ser elegido Papa: “Nos encontramos hoy frente al más grande combate que la humanidad haya visto nunca. No pienso que la comunidad cristiana lo haya comprendido totalmente. Estamos hoy ante la lucha final entre la Iglesia y la Anti-Iglesia, entre el Evangelio y el Anti-Evangelio”.

Palabras clamorosas. Una confirmación ulterior. Parece evidente que el Vicario de Cristo y sus más estrechos colaboradores conocen algo más y desean preparar a los cristianos a aquella “lucha final”. Sus repetidas apelaciones a responder a la llamada de la Virgen son ya suficientes para reflexionar seriamente sobre lo que está sucediendo y que sucederá en la Iglesia y en el mundo. Un futuro próximo que nosotros no conocemos, pero que, explica Dias, será victorioso gracias a María. Como ella misma anunció en Rue du Bac: “El momento vendrá, el peligro será grande, todo parecerá perdido. Entonces yo estaré con vosotros”.

Posted in Antonio Socci, Benedicto XVI, Biblia, Iglesia, Joseph Ratzinger, Lourdes, Magisterio, Spe salvi, Virgen María | 1 Comment »

Cristianismo moderno: ¿dónde está el error?

Posted by El pescador en 23 diciembre 2007

Luigi Accattoli (original en italiano; traducción mía)

Vamos a ver la pregunta sobre qué quería proponer el papa con la invitación a desarrollar una autocrítica del cristianismo moderno (ver entrada anterior): por qué en la encíclica él que no esboza la autocrítica y no encontramos precedentes explícitos en las publicaciones del cardenal Ratzinger. Cinco días de reflexiones me han llevado a formular estos cinco puntos firmes: 1. dice “cristianismo” y no Iglesia católica y tampoco Iglesias cristians, o Santa Sede u otro sujeto histórico preciso; creo por tanto que se debe mirar lo más ampliamente psoible a todo el mundo cristiano y al conjunto de sus manifestaciones; 2. dice “cristianismo moderno” y no “contemporáneo”, o “ecuménico”, o “de los últimos dos siglos”; deduzco de ello que también históricamente optó por el campo amplio; 3. en la indicación de personajes y cuestiones parte de Francis Bacon: quizá quiere decirnos que debemos mirar a la entera modernidad entendida en el sentido más amplio; como queriendo decir que deberemos tener presente el último medio milenio; 4. como temas de la autocrítica señala la reducción de la esperanza a la perspectiva individual y ultraterrena, la concentración exclusiva del empeño cristiano en la formación de las personas y sobre las virtudes: deberemos por tanto llevar las indagaciones sobre orientaciones de lejos perseguidas por todo el mundo cristiano; 5. habría que esclarecer en conclusión toda posibilidad de indivuduar un objetivo aproximado y particular de la autocrítica, como el “espíritu conciliar”, o la “elección religiosa” de la Acción católica, o la espiritualidad del clero y de los religiosos tal como se llegó a determinar a continuación de las limitaciones disciplinarias tras la crisis modernista, o las orientaciones del mismo modernismo. Debemos mirar por tanto ampliamente y andar mucho para recoger el espíritu de la propuesta del papa. El mundo empujaba a los cristianos a ocuparse de los destinos individuales de las personas y los cristianos -casi sin darse cuenta de ello- se movieron en aquella dirección. Por ejemplo -como decía el profesor Arsenio Frugoni cuando yo frecuentaba sus lecciones de Historia medieval en la Sapienza- si un muchacho practicante de veinte años hubiera consultado un manual de moral durante la segunda guerra mundial para saber qué decía el “cristianismo” para sus elecciones de vida, “habría encontrado un volumen entero sobre la moral sexual y media página sobre la guerra”. Es sólo un ejemplo, pero un ejemplo claro de repliegue de los destinos colectivos a los individulaes, de concentración sobre la salvación ultraterrena y de olvido de la dimensión social del dogma. La misma opción habían realizado todas las Iglesias y desde hacía tiempo. Lo indico como una línea roja para la investigación.

Posted in Benedicto XVI, Luigi Accattoli, Magisterio, Spe salvi | Leave a Comment »

 
A %d blogueros les gusta esto: