El testamento del pescador

Lo que la Iglesia católica dice de María

Posted by El pescador en 15 agosto 2007

El foro de discusión de croire.com correspondiente a María manifiesta claramente que quedan numerosas cuestiones en suspenso, sin hablar de las expresiones siempre un poco confusas. Para salir de esta confusión, Thierry Lamboley, jesuita, hace balance.

Os propongo clarificar 7 puntos.

 

 

1. Madre de Jesús, así pues Madre de Dios

 

2. Siempre virgen y sin embargo madre

 

3. Concebida sin pecado

 

4. La Asunción

 

5. Madre de la Iglesia

 

6. ¿María coopera a la salvación?

 

7. ¿Se puede orar a María?

 

 

 

 

1. Madre de Jesús, así pues Madre de Dios

Dios ha escogido a una joven chica de Nazaret para ser la madre de su Hijo, Jesús. María es por tanto madre de Jesús y, a ese título, la Iglesia ha afirmado bastante temprano que es igualmente Madre de Dios puesto que Jesús es el Hijo de Dios y Dios mismo (la primera afirmación fue hecha en 431 en el concilio de Éfeso).

 

 

Esta expresión, Madre de Dios, no dice que sea María quien por su engendramiento ha dado a Jesús su divinidad. Sino que dice que María ha engendrado según la carne a aquel que es eternamente engendrado por Dios.

 

 

2. Siempre virgen y sin embargo madre

 

 

La tradición cristiana ha transmitido de generación en generación estas palabras que un ángel dirigió un día a María que es llamada «virgen, prometida a un hombre» (Lucas 1,27) : «El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra» (Lucas 1,35). María es por tanto convertida en madre de un niño sin haber tenido relaciones sexuales con su prometido. Ha permanecido virgen aunque haya quedado encinta (Atención: la concepción virginal de Jesús por María no debe confundirse con lo que la Iglesia llama la Inmaculada Concepción. Son dos «concepciones» diferentes: ¡la del hijo y la de la madre!).

 

 

A partir del siglo IV, la tradición cristiana dirá que María ha permanecido virgen incluso después del nacimiento de su hijo. El concilio de Letrán consagrará la expresión «siempre virgen» en 649.

 

 

¿María ha tenido otros hijos después de Jesús? La tradición cristiana, casi unánimemente, ha afirmado siempre que no. No ha interpretado nunca literalmente la mención de los hermanos y hermanas de Jesús en el Evangelio de Marcos (capítulo 6, versículo 3), pero en el sentido amplio (primos y otros lazos de parentesco). Sólo Tertuliano se arriesga a una interpretación literal, en el siglo III.

 

 

3. Concebida sin pecado

 

 

Muy rápidamente los cristianos han meditado sobre la vida de María preguntándose sobre esta cuestión: ¿cómo mantener la realidad pecadora de una madre, marcada como todo ser humano por el pecado original por su nacimiento, y la realidad no pecadora de un niño como Jesús? Para responder a esta cuestión, las palabras del Antiguo Testamento dan algunos elementos de respuesta: «Alégrate, llena de gracia» (Lucas 1,28). De esta gracia de la cual está llena, la Iglesia católica ha comprendido que María había sido concebida por sus padres sin ser marcada por el pecado original.

 

 

El 8 de diciembre de 1854 el Papa Pío IX definió la fe de la Iglesia católica sobre la Inmaculada Concepción: «Desde el primer instante de su concepción, por la gracia y el privilegio de Dios todopoderoso, y en consideración de los méritos de Jesucristo, Salvador del género humano, la Virgen María fue preservada intacta de mancha de pecado original». Cuatro años más tarde, el apelativo «Inmaculada concepción» será vuelto a dar al mundo entero por la boca de una iletrada: la Virgen se había presentado a ella bajo ese nombre.

 

 

Por consiguiente, no solamente María no ha cometido pecado, sino que no ha sido alcanzada por el pecado original. ¡Sin embargo, eso no significa que María escape a la necesidad de salvación que concierne a toda la familia humana! Está del mismo lado que nosotros: en espera de salvación de la cual ella será la primera beneficiaria. Pero en su caso, la salvación toma la forma de preservación y no la de curación o purificación como para nosotros.

 

 

4. La Asunción

 

 

¿Cómo se terminó la vida terrestre de María? La Biblia no dice nada sobre este asunto y las tradiciones cristianas son diversas. No fue hasta el 1 de noviembre de 1950 cuando el Papa XII definió solemnemente, después de consulta a todos los obispos que fueron unánimes sobre este punto, que «la Immaculada Madre de Dios, María siempre virgen, después de haber acabado el curso de su vida terrestre, ha sido elevada en cuerpo y alma a la gloria celestial».

 

 

Una precisión: nada se dice de si María antes de haber sido elevada al cielo murió o no (esto es lo que significa para los cristianos ortodoxos la dormición de María: María se duerme para la eternidad). Pero lo que se afirma es que su cuerpo no ha conocido la corrupción: no se ha degradado, vuelto ceniza, sino que ha sido elevado «a la gloria celestial».

 

 

La Asunción de María es pues el fruto de una interpretación que la Iglesia católica hace de los datos del Nuevo Testamento: el Resucitado manifiesta plenamente en María la fecundidad de su propia resurrección y nos da en ella el signo vivo de lo que también nos espera.

 

 

Nótese bien la diferencia entre la Ascensión en la que Jesucristo resucitado de entre los muertos sube al cielo (Él es el actor de la acción) y la Asunción en la que María es elevada al cielo por Dios (ella es pasiva, es Dios quien actúa).

 

 

5. Madre de la Iglesia

 

 

Los primeros cristianos han concedido muy rápido mucho valor a la presencia de María al pie de la cruz de su hijo, Jesús. Se acuerdan de estas palabras dichas a Juan: «He ahí a tu madre» (Juan 19,27). Pero la expresión Madre de la Iglesia no ha visto la luz hasta el fin del concilio Vaticano II. El Papa Pablo VI proclamó entonces a María Madre de la Iglesia, es decir Madre de sus fieles y de sus pastores.

 

 

6. ¿María coopera a la salvación?

 

 

Esta cuestión divide a católicos y protestantes. Los católicos dicen que María, al convertirse en Madre de Dios, ha cooperado a la realización de nuestra salvación (por su escucha, su servicio de intercesión como en Caná, etc.). Pero eso no significa sin embargo que María sea una segunda mediadora al lado de Cristo, como si añadiera alguna cosa a la obra de Él. María está en efecto, como nosotros, del lado de los salvados. Los protestantes recuerdan justamente que no conviene conceder a María algo del lugar que corresponde a Jesús solo.

 

 

7. ¿Se puede orar a María?

 

 

Realmente, toda oración cristiana no se dirige más que a Dios solo: sea al Padre, o a Jesucristo o al Espíritu Santo, o incluso a la Trinidad en cuanto tal. Si recurrimos a María y a los santos en nuestra oración, es para pedirles ayuda, su intercesión ante Dios, en una palabra su oración. Es lo que hacemos al pedir en el «Ave María» que «ruega por nosotros pecadores».

 

 

Nuestras oraciones dirigidas a María son pues en realidad oraciones dirigidas a Dios que es el único que puede escucharlas. Siempre podemos alabar a María como lo han hecho antes de nosotros Lutero y otros reformadores. María decía en su Magnificat: “Todas las generaciones me felicitarán” (Lucas 1,48). Nosotros la veneramos, alabando a Dios por ella y con ella. Como lo hizo el ángel en la Anunciación e Isabel en la Visitación.

 

Thierry Lamboley

(original en francés; traducción mía)

Anuncios

6 comentarios to “Lo que la Iglesia católica dice de María”

  1. federico moran morazani said

    exodo 20: 3-6 lee y reflexiona jn. 14: 6 yo soy elcamino, y la verdad, y la vida; nadie viene al padre, sino por mi(maria no ve ni nos escucha ni mucho menos intercede por nosotros) lee jn. 12: 46 y conocereis la verdad y la verdad te hara libre jn: 8: 32.

  2. Anónimo said

    admiro a Maria como sierva del Dios Altisimo, pero de ninguna manera la venero, solo Dios es merecedor de toda la honra el honor por los siglos de los siglos

  3. Anónimo said

    me gusta aprender sobre la virgen maria.

  4. Anónimo said

    me a gustado mucho y las imagenes son muy buenas y con esto e aprendido mucho

    • Anónimo said

      dice la bendita palabra del señor q un solo nombre le es dado a los hombres por medio del cual podemos ser salvos jesucristo hombre amen dice tambien q el es el unico q intercede por nosotros

  5. me gusta mucho q resalten la presencia de maria en cuanto a la salvacion se refiere creo q es muy buen trabajo. los felicito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: