El testamento del pescador

El pastorcico

Posted by El pescador en 29 abril 2007

Este Domingo IV de Pascua es el día del Buen Pastor, os traigo este bellísimo poema de San Juan de la Cruz, ilustrado por este impresionante crucificado de Miguel Ángel, que se encuentra en el Sancto Spirito de Florencia.

Jesucristo es el Buen Pastor, que con su muerte en el madero nos ha abierto las puertas de la vida eterna, nos ha hecho entrar en los pastos eternos.

Suele representarse al Buen Pastor con la oveja a hombros, ya desde las primitivas catacumbas cristianas: ver aquí y aquí; ésta última imagen bucólica se ha tomado como logotipo del Catecismo de la Iglesia católica.

En esta ocasión quiero mostrar su dimensión de entrega que ilumina todo este tiempo pascual.

Podéis descargar el poema con música (además de otros más) en este sitio:

EL PASTORCICO

I

Un pastorcico solo está penado
ageno de plazer y de contento
y en su pastora puesto el pensamiento
y el pecho del amor muy lastimado.

II

No llora por averle amor llagado
que no le pena verse así affligido
aunque en el coraçón está herido
mas llora por pensar que está olbidado.

III

Que sólo de pensar que está olbidado
de su vella pastora con gran pena
se dexa maltratar en tierra agena
el pecho del amor muy lastimado!

IV

Y dize el pastorcito: ¡Ay desdichado
de aquel que de mi amor a hecho ausencia
y no quiere gozar la mi presencia
y el pecho por su amor muy lastimado!

V

Y a cavo de un gran rato se a encumbrado
sobre un árbol do abrió sus braços vellos
y muerto se a quedado asido dellos
el pecho del amor muy lastimado.

Anuncios

4 comentarios to “El pastorcico”

  1. […] El texto de la poesía está en la entrada titulada “El pastorcico”. […]

  2. Ana said

    El pastor no es Dios, es Cristo.

  3. mabel said

    Este poema es una alegoría, una sucesión de metáforas interrelacionadas: el personaje central en realidad es Dios y la pastora de la que esta enamorado es el hombre, la humanidad. El pastor (Dios) esta triste y solo, lamentándose la ingratitud de su amada (la humanidad), que no corresponde a su amor y le tiene olvidado.

  4. Pedro said

    Antes de que empecemos a buscar el Pastorcico, “el Amado” nos busca, desde antes que naciéramos.
    La Pastora somos nosotros, ¿podremos empezar a despertar y mirar en la dirección justa?
    A veces una experiencia como una dulce brisa, o una experiencia desgarradora nos produce un cierto despertar y un vacío, es el momento de ponerse a buscar.
    Se podría decir mucho más, pero por ahora esto está bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: