El testamento del pescador

Stabat mater

Posted by El pescador en 6 abril 2007

La otra gran protagonista del Viernes Santo es María, la madre de Jesús. Ella sufrió como madre la Pasión de su hijo, tuvo el dolor más grande al ver a su hijo maltratado injustamente y muerto entre dos malhechores. Con razón se la considera colaboradora de la Redención, pues gracias a ella el Verbo se hizo carne y estuvo sufriendo con su hijo hasta el final.

Para acompañar a la Virgen en sus angustias traigo el famoso poema latino Stabat mater, atribuido a Jacopone de Benedetti (muerto en 1306) es una de las composiciones literarias de las que más versiones musicales se han hecho: Rossini, Franz Liszt, Krzysztof Penderecki, Giovanni Pierluigi da Palestrina, Francis Poulenc, Domenico Scarlatti, Antonio Vivaldi, Alessandro Scarlatti y Antonín Dvořák, sin olvidar la más famosa que es la de Pergolesi.

(Aquí otro calvario bellísimo de Rogier van der Weyden: la Virgen es pintada vestida de azul porque en la Edad Media los tejidos azules eran tan caros como el color oro ya que se sacaba de la piedra de lapislázuli).

1. Estaba la Madre dolorosa
junto a la Cruz llorosa,
mientras pendía su Hijo.

2. Su alma gimiente,
contristada y doliente
atravesó la espada.

3. ¡Oh cuán triste y afligida
estuvo aquella bendita
Madre del Unigénito!

4. Languidecía y se dolía
la piadosa Madre que veía
las penas de su excelso Hijo.

5. ¿Qué hombre no podría llorar
si a la madre de Cristo viera
en tanto suplicio?

6. ¿Quién no se entristecería
a la Madre contemplando
con su doliente Hijo?

7. Por los pecados de su gente
vio a Jesús en los tormentos
y doblegado por los azotes.

8. Vio a su dulce Hijo
muriendo desolado
al entregar su espíritu.

9. Ea, Madre, fuente de amor,
hazme sentir tu dolor,
contigo quiero llorar.

10. Haz que mi corazón arda
en el amor de mi Dios
y en cumplir su voluntad.

11. Santa Madre, yo te ruego
que me traspases las llagas
del Crucificado en el corazón.

12. De tu Hijo malherido
que por mí tanto sufrió
reparte conmigo las penas.

13. Déjame llorar contigo
condolerme por tu Hijo
mientras yo esté vivo.

14. Junto a la Cruz contigo estar
y contigo asociarme
en el llanto es mi deseo.

15. Virgen de Vírgenes preclara
no te amargues ya conmigo,
déjame llorar contigo.

16. Haz que llore la muerte de Cristo,
hazme socio de su pasión,
haz que me quede con sus llagas.

17. Haz que me hieran sus llagas,
haz que con la Cruz me embriague,
y con la Sangre de tu Hijo.

18. Para que no me queme en las llamas,
defiéndeme tú, Virgen santa,
en el día del juicio.

19. Cuando, Cristo, haya de irme,
concédeme que tu Madre me guíe
a la palma de la victoria.

20. Y cuando mi cuerpo muera,
haz que a mi alma se conceda
del Paraíso la gloria.

Anuncios

Una respuesta to “Stabat mater”

  1. Bridges said

    Bridges

    I Googled for something completely different, but found your page…and have to say thanks. nice read.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: