El testamento del pescador

Un catecismo para la cultura de la imagen

Posted by El pescador en 29 marzo 2007

Realmente fue un acierto pleno del actual máximo pontífice de nuestra iglesia el editar un resumen o compendio del Catecismo de la Iglesia Católica enriquecido además con las más bellas imágenes de la historia del arte. Nuestra cultura actual valora mucho las imágenes, lo visual y la Iglesia tiene una riquísima tradición artística de imágenes al servicio de la transmisión de la fe.

Esta entrada es una traducción de un estupendo artículo del vaticanista Sandro Magister: explica el sentido de las imágenes que acompañan al Compendio del Catecismo; yo he puesto un enlace a cada imagen para que podáis verlas bien, sólo tenéis que pinchar el subrayado azul. Espero que lo disfrutéis.

Un catecismo para la cultura de la imagen

En el nuevo “Compendio” de la doctrina católica entran también catorce obras maestras de la pintura de Occidente y de Oriente. Y el Papa ha explicado por qué. Timothy Verdon: “Benedicto XVI ha hecho justicia al arte cristiano”.

ROMA, 5 Julio 2005 – En el nuevo “Compendio” del catecismo de la Iglesia católica publicado por Benedicto XVI el 28 de junio hay una novedad inesperada. En él destacan catorce imágenes sagradas a todo color.

Como el Papa ha explicado, las imágenes no son puramente ilustrativas. Son parte integrante del nuevo catecismo.

Deberán ser reproducidas en todas las traducciones del “Compendio”. Y deberán encontrarse siempre en las mismas posiciones respecto del texto. Cada imagen está acompañada por un esmerado comentario, rico en citas de la Biblia y de los Padres de la Iglesia.

La primera imagen está al principio del libro, justo después del título y del “Motu Proprio” papal de aprobación y publicación. Es el icono de Cristo pintado por Teófanes de Creta en 1546 para el monasterio Stavronikita sobre el Monte Athos.

Otras cuatro imágenes preceden a las cuatro partes en las que se articula el volumencito, respectivamente dedicadas al Credo, a los sacramentos, a los mandamientos y al Padre Nuestro.

Abre la parte del Credo -titulada “La profesión de la fe”- la Adoración de los Magos de Gentile de Fabriano, de 1423, conservada en Florencia en la Galería de los Uffizi.

Hace de introducción a la parte de los sacramentos -“La celebración del misterio cristiano”- un Jesús que da la comunión a los apóstoles del pintor flamenco Joos van Wassenhove, conservado en Urbino en la Galería Nacional de las Marcas.

Inaugura la parte de los mandamientos -“La vida en Cristo”- una ilustración del Tetraevangelio armenio pintado por Jacobo el Copista, conservado en Viena en la Biblioteca de los Padres Mequitaristas. La imagen representa la Última Cena de Jesús con los apóstoles, en torno a una mesa con forma de cáliz eucarístico.

Precede a la parte dedicada al Padre Nuestro -“La oración cristiana”- un icono copto de Pentecostés.

Cada una de las cuatro partes del “Compendio” está después articulada en dos secciones. Y cada sección es introducida a su vez por una imagen.

Ilustran las dos secciones de la primera parte una miniatura de los seis día de la creación de la Biblia de Souvigny de finales del siglo XII, conservada en Moulins en la Biblioteca municipal [ver imagen que ilustra la entrada], y la cruz gloriosa que está en el centro del mosaico del ábside de la basílica de San Clemente en Roma.

Ilustran las dos secciones de la parte dedicada a los sacramentos un detalle de los mosaicos de la capilla “Redemptoris Mater” inaugurada en el Vaticano en 1999, con el Cristo crucificado de cuyo costado surgen sangre y agua, y el Tríptico de los Siete Sacramentos de Roger van der Weyden, conservado en Amberes en Koniklijk Museum voor Schone Kunsten.

Ilustran las dos secciones de la parte dedicada a los mandamientos el “San Juan que contempla la Inmaculada Concepción” de El Greco, conservado en Toledo en el Museo de la Santa Cruz, y el “Sermón de la montaña” pintado por el Beato Angélico para el convento de San Marcos en Florencia.

Ilustran las dos secciones de la parte dedicada a la oración un icono bizantino de las principales fiestas litúrgicas y otra pintura de El Greco, La oración de Jesús en el huerto, conservado en los Estados Unidos en el Museo de Arte de Toledo, Ohio.

Finalmente, un coro de ángeles tomado del políptico de Jan van Eyck en la catedral de Gante abre el apéndice al final del volumencito, que alinea oraciones y fórmulas de la doctrina cristiana en latín y en lengua vulgar.

Además, la cubierta del “Compendio” tiene como logotipo una figura bucólica tomada de una lápida sepulcral cristiana de las catacumbas de Domitila, en Roma, que se remonta a finales del siglo III.

La figura -está explicado- sugiere el sentido global del nuevo catecismo: “el Cristo buen pastor, que con su autoridad (el cayado) conduce y protege a sus fieles (la oveja), la atrae con la melodiosa sinfonía de la verdad (la flauta) y la hace reposar a la sombra del árbol de la vida, su cruz redentora, que abre el paraíso”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: