El testamento del pescador

Dichoso el hombre que ha puesto su confianza en el Señor

Posted by El pescador en 11 febrero 2007

Ésta es la antífona del Salmo 1 que se lee en este 6º Domingo del Tiempo Ordinario. Hace relación al evangelio de las bienaventuranzas de San Lucas (6,17.20-26), en el que Jesucristo llama dichosos a quienes confían en el Señor y se lamenta de los ricos y confiados en sí mismos.

Se trata de contraponer dos comportamientos o actitudes (uno bueno: confiar en Dios, y otro malo: estar satisfecho y confiar en las propias fuerzas) para elegir uno, en este caso el bueno.

Voy a poner dos párrafos de la enarración de San Agustín a este salmo 1 que explica en primer lugar cómo el modelo de nuestra elección es el mismo Jesucristo, que estuvo entre los pecadores pero no se contaminó de ellos:

Dichoso el hombre que no se halló en el consejo de los impíos: esto ha de entenderse del hombre Señor, es decir de nuestro Señor Jesucristo. Dichoso el varón que no se halló en el consejo de los impíos: como el hombre terreno que consintió, quebrantando el precepto de Dios, en la insinuación de la mujer engañada por la serpiente. Y no se detuvo en el camino de los pecadores: porque ciertamente transita por el camino de los pecadores, naciendo como ellos, pero no se estacionó porque no lo retuvieron los atractivos mundanos […] Se detiene cuando se deleita en el pecado […] (1,1).

En este otro párrafo explica el santo obispo de Hipona qué significa que Dios conoce el camino de los justos y que el de los impíos acabará mal:

Porque Dios conoce el camino de los justos. Como puede decirse que la medicina conoce la salud, pero no las enfermedades, y, sin embargo, por el arte de la medicina se conocen los males, así puede decirse que conoce el Señor el camino de los justos, pero no el de los impíos, no porque ignore algo el Señor a pesar de que diga a los pecadores: No os conozco. Se dijo, pues: El camino de los impíos perecerá, en lugar de Dios desconoce el camino de los impíos. De este modo se dijo más tajante; de suerte que desconocer a Dios sea perecer, y conocer, permanecer; de forma que al conocimiento de Dios pertenezca el ser, y a la ignorancia el no ser, puesto que dice el Señor: Yo soy quien soy; y: El que existe, me envió (Ex 3,14) (1,6).

Anuncios

Una respuesta to “Dichoso el hombre que ha puesto su confianza en el Señor”

  1. […] Posted by El pescador en 19 mayo 2011 En el Domingo IV de Pascua del ciclo A (Juan 10,1-10), Jesucristo se presenta como el Buen Pastor con las características de que tiene una relación personal con sus ovejas (v. 3) y que Él es la puerta de las ovejas para que entren y estén a salvo  teniendo vida en abundancia (vv. 7,10). Pero para tener parte en la vida divina que nos regala Jesucristo con su muerte y resurrección, hemos de hacer como Él y entrar por la puerta estrecha (Mateo 7,13-14) para desnudarnos del hombre viejo y andar por el camino estrecho que lleva a la felicidad, no por el camino ancho que nos propone el demonio a través de las tentaciones del mundo (los ladrones de los que hablan los vv. 8 y 10; por algo dice S. Ignacio de Loyola en los Ejercicios Espirituales que el demonio es el “mortal enemigo de la humana natura”), y que nos lleva a la destrucción (Mateo 7,13-14), y sin detenernos en el camino de los pecadores, igual que Cristo. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: