El testamento del pescador

Pistas para una buena confesión: Tú me mueves, Señor

Posted by El pescador en 31 enero 2007

Pecado, confesión, perdón… y penitencia

Voy a intentar exponeros algunas pistas para una buena confesión.

Hemos de tener presente que cuando nos confesamos hemos querido hacer la vida por nuestra cuenta, sin contar con nuestro Padre, lo hemos rechazado como un adolescente que se cree autosuficiente (tal como nos cuenta la parábola del hijo pródigo): podemos empezar por ahí.

Un primer paso es la famosa frase que San Agustín puso al comienzo de sus Confesiones: Nos hiciste, Señor, para ti y nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en ti. O sea, darnos cuenta de que Dios no quiere nuestra infelicidad ni nuestra desgracia, sino todo lo contrario y que debemos acudir a Él con la confianza de que encontraremos la clave de nuestros interrogantes más profundos, en definitiva abandonarnos a Él.

También es importante no dejar demasiado tiempo la confesión: sino, corremos el riesgo de volvernos cómodos, laxos, de dejar pasar las cosas, de no darles la importancia que merecen, porque cuanto menos haces menos quieres; es como los deportistas: tienen que entrenar a menudo para no perder la forma, lo que nos pasa a nosotros por ejemplo cuando dejamos de estudiar por un tiempo, luego nos cuesta volver a coger el ritmo.

Formar la conciencia. La conciencia es esa voz que nos incomoda cuando hacemos algo que no es correcto: es algo superior a nosotros (pues nos juzga y nos cuestiona) y también distinto. Es importante formarla, o sea conocer lo que es correcto en términos de moral, para no hacer los valores morales a nuestra medida y gusto, sino asumiendo lo que Dios nos dice que está bien y mal: por eso en el paraíso terrenal Dios manda a Adán y Eva que no coman del árbol del conocimiento del bien y del mal, porque sólo Él determina lo que está bien y mal. Sin caer nunca en los extremos.

También es importante seguir los cinco pasos que se aprenden en la catequesis para confesarse:

  1. Examen de conciencia: Ponernos ante Dios que nos ama y quiere ayudarnos. Analizar nuestra vida y abrir nuestro corazón sin engaños. Puedes ayudarte de una guía para hacerlo bien;
  2. Dolor de los pecados o arrepentimiento: Darnos cuenta de lo que ha significado nuestro pecado, hemos rechazado el amor de Dios y hemos querido hacer nuestra dichosa voluntad, pero al final no hemos conseguido ser felices;
  3. Propósito de no volver a pecar: Si queremos que Dios nos transforme por el sacramento, hemos de querer poner también de nuestra parte para empezar una nueva vida. Si amamos de verdad, no queremos volver a lastimar al amado.
  4. Decir los pecados al confesor: No tener miedo ni vergüenza para decir nuestras faltas y pecados; tengamos en cuenta cómo hay que contar los pecados (a ver si me explico bien: no hay que contar cosas innecesarias, ni mencionar los nombres de nadie [v.gr. si de niños hacemos una travesura con un amigo, no hace falta decir que lo hicimos con Pepito, sino simplemente que lo hicimos con otro], podemos contar nuestros pecados haciendo referencia al número del mandamiento…)
  5. Cumplir la penitencia: La penitencia es una manera de intentar mostrar nuestro amor y agradecimiento a Dios que nos ha perdonado y nos ha devuelto la inocencia del bautismo.

En definitiva, no engañarnos a nosotros mismos, ser sinceros para examinar nuestra vida y tener ganas de reorientarla en lo necesario. Adán y Eva se escondieron de Dios cuando se dieron cuenta de su pecado y no querían asumir su responsabilidad (Génesis 3), esa no es la actitud de un cristiano que confía en su Padre Dios, aunque sí que es la tendencia humana que nos ocurre con harta frecuencia el querer ocultarnos y desviar las responsabilidades.

También puede ser importante no confesarnos con el padre Topete (el primero que te topas), sino buscar y buscar hasta encontrar a un sacerdote que sepa aconsejarte, sepa acogerte y te ayude, sin pasar todo por alto pero tampoco sin hacerte sentir culpable, para que sea tu confesor habitual: puede ser un proceso largo para encontrarlo pero merecerá seguramente la pena, pues al seguir un camino contigo te conocerá y podrá iluminarte mejor.

La confesión no es una tortura ni un interrogatorio de la Gestapo, es reconocer ante Dios que hemos rechazado su amor, que sin embargo queremos volver a corresponderle y por eso acudimos harapientos y sucios a que Él nos coma a besos y nos demuestre su alegría por habernos recuperado.

Si vamos a confesar es porque Dios nos ha ayudado con su gracia a llegar hasta ahí: no desaprovechemos ese regalo de Dios que ha querido preocuparse por nosotros y nos ha ayudado para dar este paso.

Esto es otra pista fundamental: sabernos amados. Os dejo con este bellísimo soneto, medítalo y profundízalo (aquí lo tienes con música en mp3), díselo al Señor antes de la confesión, para que el Espíritu Santo te inunde, te llene de alegría por volver con el Padre, y comprendas que el sacramento de la confesión es el sacramento del amor de Dios, que te mueva solamente el mismísimo Jesucristo, que en la cruz quiso ser escarnecido por nosotros:

No me mueve, mi Dios, para quererte
el cielo que me tienes prometido
ni me mueve el infierno tan temido
Para dejar por eso de ofenderte

Tú me mueves, Señor, muéveme el verte
clavado en una cruz y escarnecido;
muéveme ver tu cuerpo tan herido,
muévenme tus afrentas y tu muerte.

Muéveme, en fin, tu amor, y en tal manera,
que, aunque no hubiera cielo, yo te amara,
y, aunque no hubiera infierno te temiera.

No me tienes que dar porque te quiera;
pues, aunque cuanto espero no esperara,
lo mismo que te quiero te quisiera.

(Anónimo)

Anuncios

17 comentarios to “Pistas para una buena confesión: Tú me mueves, Señor”

  1. como seguimos

  2. veronica perez said

    muchas gracias por tu mp3 esta muy bueno estamos apunto de terminar nuestro curso de catequesis y voy a repasar el sacramento de la penitencia gracias noviembre 15 2010 espero tu comenterio y deseo ser tu amiga.

  3. holandes said

    no entiendo

  4. nanyi said

    Hola esa oración tan hermosa que dice:No me mueve, mi Dios, para quererte
    el cielo que me tienes prometido
    ni me mueve el infierno tan temido
    Para dejar por eso de ofenderte. al final esta puesto anonimo y yo tenia entendido que la escribió la Santa madre Teresa de Avila.

  5. María said

    Muchas gracias por este memorándum, muy atinado.

  6. Jose P Martinez M said

    Gracias; son muy ilustrativos vuestros consejos y enseñanzas, sois bendecidos y agraciados del SEÑOR.
    Continuad en el camino correcto que es JESÚS CRISRO el hijo de DIOS y quien es CAMINO, LUZ, RENDAD y VIDA.

  7. Santa Teresita Chaires Campos said

    Soy catequista y segndo año, estoy buscando material didactico y visual para prepara a los niños para que tengan una buena confesion y asi tener un maravillos encuentro con Dios entre haste pagina yme parece muy bueno e interesante espero que me puedan ayudar que dios los ilumine siembre mil gracias Dios los Bendiga siempre

  8. Jorge A Lotero said

    Quiciera tener una buena confesion

  9. María Leticia Giraldo Tamayo said

    Me encantaría tener material sobre la confesión tanto para adulto como para niños, admiro mucho su labor y el material tan valioso que ustedes sacan. muy agradecida y un Feliz Año para todos

  10. alexander said

    muy bueno

  11. Jose said

    Mira soy catequista y estoy buscando material didàctico para dar enseñar a los niños a cerca de la confesiòn y sobretodo quieiera tener material visual tales como imàgenes que se refieran a los 5 pasos para hacer una buena confesión. les agradezco mucho su atenciòn y en lo que me puedan ayudar Dios les pague.

    • EDWIN said

      Hola, lo ideal en la Catequesis es que de acuerdo a la edad y entendimiento de los niños uno pueda realizar imágenes que grafiquen cada uno de los pasos, te recomendaría que las elaboraras tú misma con revistas o periódicos, e inclusive puedes enseñarles los pasos para una buena confesión, llevarles revistas y periódicos y pedirles que hagan un collage con ellas que grafiquen los cinco pasos. Ahora bien, si lo que quieres es un material ya elaborado para proyectar, he visto algunos videos buenos en “You Tube”. Te sugeriría que procuraras ser autodidacta, los niños lo notan y valorarán tu trabajo. Te felicito por tu tarea catequística, haces un bien enorme ala Iglesia…

  12. Estimado Jacinto: La canción está en la página de los marianistas, creo que puedes contactar con ellos y preguntarles. También hay otra versión de la Acción católica de Madrid.

    Un saludo.

  13. Jacinto said

    Quien es el dueño de este himno? Lo queremos usare en un album pero necesitamos pedir los permisos necesarios. Gracias

  14. Anónimo said

    hola,chao

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: