El testamento del pescador

Primera entrada: La maestra sin cerebro

Posted by El pescador en 11 mayo 2006

Queridos lectores:

Por fin me siento a escribir en el blog. Ya era hora.

Mi primera entrada la copio de un correo electrónico que me mandó mi amiga Marly, y que realmente es delicioso: muestra cómo los niños realmente tienen más inteligencia que algunos adultos, pues como dice el Salmo: “No hay Dios, dice el necio en su corazón”.

Os escribo la historia de la maestra sin cerebro y luego os comento algunas cosas más:

Asunto: !!!!! Dios es real!!!!!

Un día, una niña de 6 años estaba en su salón de clases. La maestra iba a explicar
la evolución a los niños.

Entonces le preguntó a un niño:

MAESTRA: Tommy, ¿ves ese árbol allá fuera?

TOMMY:Si.

MAESTRA: Tommy, ¿ves la grama afuera?
TOMMY:Si

MAESTRA: Ve afuera, mira hacia arriba y dime si puedes ver el cielo.
TOMMY: Muy bien (Volvió al cabo de unos minutos). Si, vi el cielo.

MAESTRA: ¿Viste a Dios?
TOMMY: No.

MAESTRA: Ese es mi punto. No podemos ver a Dios porque no está ahí. Él no existe.

Una pequeña niña pidió permiso para hacerle unas preguntas al niño.

La maestra acepto y la niñita preguntó:
NIÑITA: Tommy, ¿ves ese árbol allá fuera?
TOMMY: Si.

NIÑITA: Tommy, ¿ves la grama afuera?
TOMMY: Siiiiiiiiiiiiii… (Cansado de todas esas preguntas)

NIÑITA: ¿Ves el cielo?
TOMMY: Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii………..

NIÑITA: Tommy, ¿ves a la maestra?
TOMMY: Si…

NIÑITA: ¿Ves su cerebro?
TOMMY: No.

NIÑITA: Entonces, según lo que hemos aprendido hoy con la maestra, ¡ella no tiene cerebro!
“AHORA NO PODEMOS VERLO, SINO QUE VIVIMOS SOSTENIDOS POR LA FE” (2 Corintios 5,7)

Esta historia me recuerda a lo que dijo un astronauta soviético, no recuerdo su nombre, que después de volver de un paseo espacial dijo que no había visto a Dios. Realmente, mientras vivimos en esta realidad o dimensión no vemos a Dios con los ojos de la cara, sino con otros ojos más profundos que son un regalo, un regalo del mismo Dios: los ojos de la fe.

Leí una vez que otro niño se preguntaba por qué si la fe es un regalo de Dios, hay personas que no lo tienen: pero es que es un regalo tan grande y tan hermoso que Dios no quiere obligarnos a aceptarlo.

Quienes piensan que, como no vemos a Dios éste no existe, se encierran en la sola realidad material, sin darse cuenta que existe una dimensión espiritual que puede alcanzar la razón en colaboración con la fe, como las dos alas del pensamiento para contemplar la verdad (Cf. Juan Pablo II, “Fides et ratio” Introducción).

Así decía también el Doctor Angélico, Santo Tomás de Aquino, que la fe ayuda a la razón para ir más allá.

Termino con Blaise Pascal: Sólo hay dos clases de personas coherentes: los que gozan de Dios porque creen en él y los que sufren porque no le poseen; y otra, que más o menos dice que Dios está suficientemente claro para quienes quieren encontrarlo y suficientemente oculto para quienes no quieren verlo.

Anuncios

Una respuesta to “Primera entrada: La maestra sin cerebro”

  1. Genial historia la de la niña, me encanto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: